Cangas del Narcea: Impronta rápida de la Descarga

 

DSC_8935

A las ocho y once de la tarde, una tarde espléndida de sol, la Virgen del Carmen llegaba al Puente de Ambasaguas.

descarga1Esta ha sido mi cuadragésima primera Descarga y la primera que he visto y oído fuera del eje central de la misma, de la presión y nervios de tiradores y apurridores, de las urgencias, de la tensión y de las aglomeraciones del puente y sus cercanías, de la preocupación por la rápida crónica a enviar a La Voz de Asturias. La he vivido solo, completamente solo en el camino que lleva desde el Regueiro de San Martín a Santa Catalina. El sol, luciendo fuerte en el oeste, dificultaba un tanto la visión especialmente a través del objetivo de la máquina. Las sensaciones han sido totalmente distintas de las de otros años. A la izquierda, en el Camino de Llamas pude contra a cerca de cien personas entre tiradores y apurridotes. Me parecía oír lo que comentaban y palpar su tensión cuando la cruz procesional enfilaba la rampa del puente.

 El aire me traía nítido el sonido de las campañas de la Basílica y de la ermita de Ambasaguas. Se seguía perfectamente el camino de la procesión a través de los voladores indicativos. Aunque estaba lejos volví a sentir esa sensación de angustia que te oprime el pecho y el golpear de la sangre en la sien. Nadie a mi lado, solo los ecos de las campanas. A través del visor pude observar las aglomeraciones en el puente de los Penones, en el Fuejo, en el depósito y otros muchos lugares. Especialmente visible las terrazas y balcones, algo nuevo en mi perspectiva de la Descarga.

Apenas un minuto después del primer volador el humo borró por completo el Camín de Ambasaguas y los tiradores que el mismo estaban. Poco a poco, de un lado y otro aumentaba el número de los que explotaban en las alturas. El humo enfilaba hacia el suroeste envolviendo al Cascarín en su camino. Tronaba la tarde entre reflejos de sol y resplandores de pólvora en el cielo. En el recuerdo, las ausencias.

Seis minutos y veintiocho segundos después se hacía el silencio y hasta mi lugar llegaba el eco de los gritos, vítores y aplausos. La villa quedaba envuelta en una nube de humo y sentimientos. Desde Ambasaguas el canto de la Salve, en la voz de don Jesús, llegaba nítida a mis oídos. Algunos conatos de incendios aparecían en las cercanías del Cascarín. Un helicóptero de bomberos sobrevolaba la villa ante la total indeferencia del personal. En la calle Uría, hacía Leitariegos y Oviedo, un atasco monumental. Como solemos decir Cangas estaba apunto de  petar.

En el momento en que escribo estas líneas, Artesanos comienza a preparar la próxima Descarga.

descarga2

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.