Berzocana. Una forma de vivir y una tradición recuperada por su alcaldesa

  

DSC_9000

Hay muchos pueblos en España en los que las creencias religiosas, la fe, se mezcla y amalgama con el hecho social, e incluso con el diario vivir, de tal forma que llegan a conformar un todo indisoluble que determina el ser del propio pueblo y sus vecinos.

Tal ocurre en el mío, Berzocana, situado en las estribaciones de las Villuercas, en la provincia de Cáceres.

Los santos hermanos Fulgencio y Florentina determinan el ser y sentir de este pueblo cuya historia está totalmente mediatizada y determinada por la reliquias de estos santos, halladas en las cercanías del mismo, y cuya historia, aderezada también de leyendas, se recuerda cada año con el monocorde cántico de Las coplas del Ramo, a las puertas de su magnífica iglesia, durante el novenario a los citados que se celebra a finales de agosto.

De Berzocana se sabe muy poco hasta que en 1.223 se data la aparición de las reliquias del obispo Fulgencio y la abadesa Florentina, hermanos de los también santos Isidoro y Leandro cuya vida transcurrió durante el reinado visigodo de España en tiempos de Leovigildo. Desde ese momento, Berzocana entra en la historia escrita existiendo desde esos años abundante y detallada documentación y prolijas descripciones de sus gentes y formas de vida especialmente propiciadas, tres siglos después,  por el pleito que sobre la pertenencia y custodia de las citadas reliquias entablan el propio pueblo de Berzocana, Cartagena y Guadalupe y que es resuelto por el  monarca Felipe II que da la razón a Berzocana aunque ordene mandar algunos de los huesos encontrados a los otros litigantes y al monasterio del Escorial.

Desde esta pequeña sipnosis podrá el lector colegir la importancia que el hecho histórico adquiere para la desde entonces Real Villa y sus vecinos. Berzocana y sus Santos, sus Santos y Berzocana, forman un todo indisoluble que se hace visible en su día a día y en la expresión “Nuestros Santos Benditos” habitualmente utilizada por los berzocaniegos que ponen especial énfasis en el “nuestros”.

DSC_8996Como ocurre también en otros lugares, el hecho de la fe en Dios, necesaria para creer en sus santos, no guarda una lógica relación. Muchos berzocaniegos, vivan donde vivan, -salvo funeral o boda- no pasan mucho por la iglesia hasta que llega agosto y se acercan las fiestas. Sin haber ido a misa en todo el año ni haber cumplido ni uno solo de los preceptos que la Iglesia fija para los católicos encargan una misa con  exposición de las reliquias (con los “Santos abiertos”, dicen ellos) por tal o cual intención o agradecimiento.

Como comprenderán todo ello ha creado un cúmulo de tradiciones que se mantienen, se pierden y, algunas veces, reaparecen. Y es en este punto donde llego al hecho que ha motivado este artículo.

Sucedió el pasado año. La alcaldesa, la socialista María Ángeles Días Benito, acudió a la procesión del domingo grande de agosto portando el bastón de mando del ayuntamiento y caminando detrás del arca con las reliquias de los ya citados santos y asistiendo a la misa. De esta forma, Nines, como es conocida entre sus amigos y muchos de sus paisanos, recuperaba una vieja tradición que se había dado por perdida y que, si mal no recuerdo no había vuelto a ver desde los tiempos de Fernando Peralta.

Por las circunstancias que fueren no hablé entonces de ello. Este año se ha vuelto a repetir y quiero reflejar aquí el hecho tanto por lo que como acto institucional representa  como por la recuperación de una vieja tradición. El alcalde, la alcaldesa, representa al pueblo y su sentir y en esos momentos estaba donde, como representante de todos, debía estar, independientemente de sus creencias religiosas o afiliación política. El pueblo así lo entendió y reconoció.

Recordaremos aquí que antaño no era posible abrir el mausoleo donde se encuentran el arca con las reliquias sin la presencia del alcalde o un delegado suyo. Aquel estaba provisto de dos llaves. De una era responsable la Iglesia, de otra el Ayuntamiento como representación del pueblo. Quedaba así también patente que en cualquier cosa relacionada con la Reliquias debía contarse con la voluntad de éste.

Mis felicitaciones a Nines

DSC_7873

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.