“El espía con bragas” y la brutalidad de Bravo Montero en Cangas del Narcea y su comarca

 Manuel Brabo Montero fue un militar relacionado con Asturias desde 1934. Aunque mantuvo una actitud equívoca al inicio de la Guerra Civil, Brabo se redimió de sus ambigüedades colaborando con la quinta columna y, en 1939, al frente del Rondín Antimarxista, una red de represión vinculada a Falange.

Un jefe de la Brigada Social dijo del Rondín que “sus tropelías hicieron reverdecer el recuerdo de las checas rojas”. Como se granjeó alguna antipatía por su carácter prepotente se decidió enviarlo a Asturias como capitán de la Guardia Civil para que demostrara su patriotismo en territorio hostil.

Y aquí surge el motivo por el que el tal Brabo viene hasta esta página. En el verano de 1.941 llega a Cangas del Narcea y  hasta julio de 1942 estuvo al frente de las fuerzas concentradas en esta localidad donde quedó imperecedero recuerdo de su brutalidad.

Como torturador alcanzó su apogeo tras la matanza del Connio, perpetrada por la partida del Santeiro el 27 de marzo de 1942. No capturó a ninguno de sus componentes, pero ejerció todo tipo de violencias sobre los supuestos enlaces de Cangas del Narcea, Ibias, Ancares, Anllares y Fornela.

muerte-espia-bragas“El espía con bragas” es el título de una novela de José Fernando Mota Muñoz y Javier Tébar Hurtado, encuadrada en el género negro, en cuya trama aparece el citado Manuel Bravo Montero.

Los múltiples actores  del mosaico que configura la trama de la novela nos conducen por variados vericuetos con una prosa pulcra, en la que las aristas del rigor histórico más exigente se tamizan con literarias reconstrucciones de ambientes y emociones propias de la novela negra para componer un relato innovador, sugerente e hipnótico.

 En la crónica sobre la misma, escrita por Ramón García Piñero en su presentación, puede leerse lo siguiente:

 “La celebración de la fiesta del Caudillo de 1943 tuvo en Barcelona un prólogo trágico: en Argentona fue hallado un moribundo que falleció tras balbucear unas palabras. Un examen del cadáver puso de manifiesto que tenía el rostro desfigurado por los golpes recibidos y portaba ropas modestas. Una vez desvestido, se desvelaron dos detalles que ponían en evidencia el móvil del crimen: estaba depilado y llevaba bragas. Un turbio crimen pasional entre “invertidos”, se concluyó, protagonizado por epígonos de la degeneración roja.

Nada más lejos de la realidad. La torpeza de los verdugos facilitó la identificación de la víctima, Joaquín Gastón, un agente poliédrico que enlazaba a los anarquistas del exilio y el interior, colaboraba con los servicios secretos británicos y rendía cuenta de todo ello a la Dirección General de Seguridad, la cual filtraba sus confidencias al contraespionaje alemán. Otro cúmulo de desatinos desveló la personalidad de los autores: tres falangistas dispuestos a realizar cualquier trabajo sucio con tal de figurar como centinelas de la «revolución nacionalsindicalista».

Cuando estos matarifes de medio pelo se cercioraron de que, esta vez, no les bastaba con proclamar que habían prestado un servicio más a España, acabaron confesando que habían actuado al dictado”

Tras su estancia en Cangas del Narcea, en julio de 1942 , Bravo fue desplazado a Rioseco (Sobrescobio), epicentro de la actividad guerrillera del alto Nalón. “Aquí volvió a desplegar su ya acreditado manual de tortura, cuyas páginas fueron descritas por algunas de sus víctimas. No bien se asentó en su nuevo feudo, aplicó la ley de fugas a Alberto Concheso, hermano de un inmolado en Funeres. Mostró una morbosa predilección por martirizar a las mujeres, a las que definió como “campesinas y juguetonas, coloradas y sanas, podridas y vengativas”.

Reforzado por sus “méritos de posguerra”, en diciembre de 1942 regresó a Barcelona. En la Ciudad Condal recompuso su red de colaboradores y visualizó su obsesión: dirigir el aparato de espionaje de la ciudad. El ascenso a comandante y la asunción del Servicio de Información de la Guardia Civil le hicieron concebir que el objetivo estaba al alcance, pero su implicación en la muerte de Gastón convirtieron el sueño en pesadilla”.

Llegados a este punto, continúa la citada crónica de presentación, una duda debe carcomer al lector: ¿Fue Brabo Montero el inductor de la muerte del espía con bragas? y, si la respuesta es afirmativa, ¿por qué adoptó una decisión que truncó su carrera? Quien se aventure en el relato que aquí se reseña descubrirá que, en la mejor tradición de las novelas del género, la sombra de la sospecha recae en todos los actores presentes en una trama reconstruida con hipótesis multidireccionales.

Para desvelar el misterio, como capas de una cebolla, se recomponen las implicaciones de un asesinato perpetrado en vísperas de un canje de prisioneros y en un contexto de reacomodo de la política exterior franquista al curso de la II Guerra Mundial; asimismo, se disecciona la idiosincrasia de autores e inductores del crimen, entre los que se entremezclan las contradictorias ambiciones de autoridades, militares, policías, falangistas, confidentes y arribistas de toda condición, y, como telón de fondo, nos sumergen en los albañales del aparato represivo y los servicios de contraespionaje franquista de la Barcelona de posguerra”.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

12 comentarios en ““El espía con bragas” y la brutalidad de Bravo Montero en Cangas del Narcea y su comarca

  • el 7 septiembre, 2014 a las 17:33
    Permalink

    Mera: cuando copies hazlo bien. No sabes de que viene el asunto.Copia bien e investiga un poco.

    Respuesta
  • el 7 septiembre, 2014 a las 17:48
    Permalink

    El papel de Serafin Fernandez Ramon-Santeiro- en el Teso Valdecon-El Connio- ha sido nulo al margen de que estaba alli.Los muertos fueron seis en el acto fueron seis, mas dos heridos que fallecieron meses despues.Total ocho y 20 heridos. Entre ellos un Ron heredero de otro Ron nacido en Cuba y ejecutado por Blanquon de Corias y otros en Langreo a donde fueron llevados todos los presos de derechas de Cangas en julio de 1936.

    Respuesta
  • el 7 septiembre, 2014 a las 17:53
    Permalink

    Me referia a Blanquin de Corias que junto a Cernuda hijo de El Amiguillo hicieron cavar la fosa al padre Riego en Corias.Blaquin fue ejecutado en Cangas, su padre en en una cuneta en la carretera de Cangas al igual que un hernano de 15 años.Cernuda fue pasado por las armas en Tineo Todos eran de UGT y las juventudes socialistas.

    Respuesta
  • el 7 septiembre, 2014 a las 18:01
    Permalink

    Manuel Bravo Montero era hijo dd Bravo Portillo el carnicero de la Semana Tragica de Barcelona y creador de los Sindicatos Libres. Trabajo de espia para servicio bfiyanico y ademas de ser expulsado de la Guardia Civil fallecio envenenado en Famagusta -Chipre- año 1973 cuando trabajaba como espia en el conflicto belico greco-chipriota.

    Respuesta
    • el 6 febrero, 2015 a las 13:42
      Permalink

      ¿Dónde podemos encontrar más informaciones relacionadas con su estancia en Chipre?

      Respuesta
  • el 7 septiembre, 2014 a las 18:07
    Permalink

    Cuando los hechos del Connio-segun su hoja de servicios- estaba de viaje en Barcelona. Tan sanguinario o mas que Bravo en Vangas lo fue el Brigada de la Puente de Salamanca o el capitan Barrios o el guardia Regueras…Historia que saldra a la luz a corto plazo. De la Puente es el queparticio en la ejecucion de LOS CHAPONES tras una delacion de los hermanos de El Ordial en el puente Lantero. Buenas tardes desde Oviedo.

    Respuesta
  • el 8 septiembre, 2014 a las 18:21
    Permalink

    a cuan corto plazo saldrá a la luz y de que manera?? me gustaría mucho saber sobre la guerra civil y represión en cangas del narcea, creía que había ocurrido pocas cosas pero viendo lo que dice este visitante veo que fue movida la época.

    Respuesta
  • el 10 septiembre, 2014 a las 11:40
    Permalink

    No olvides que en Cangas del Narcea existia un Consejo y Juzgado Militar Permanente. El juez instructor era Rafael del Riego- hermano de el padre Riego, Dominico. Em Cangas se ejecutaban la gente juzgada ahi y la que traian del resto de Asturias. Se fusilaron por decenas o mas. Los expedientes hablan de gente de Ibias, Degaña Tineo Allande…En Luarca esta Grato Gomez del Collado, el mejor politico de la izquierda canguesa.

    Respuesta
  • el 10 septiembre, 2014 a las 12:40
    Permalink

    creia que esos juicios y ejecuciones se hacían en luarca. Hay algún libro que explique o cuente todo eso?

    Respuesta
  • el 11 septiembre, 2014 a las 15:37
    Permalink

    Hay un libro sobre guerra y represion en Valdes-Luarca- de chemi Lombardero. CACIQUISMO, GUERRS CIVIL Y REPRESION EN VALDES. EDICIONES AZUEL. Pero la gente de Cangas-mucha- era juzgada en Luarca y pasada por las armas en el cementerio de Arayon.O incluso en el cementerio viejo de Tineo. Felix Ordas dirigente de UGT en la Electrica de Cangas, fue juzgado en Luarca y llevado a fusilar a Cangas. Se escapo de la actual carcel- quiero decir edificio- se echo al monte y fue rodeado por la Guardial Civil en Bustarel, Allande donde se pego un tiro antes de entregarse.Su cadaver fue expuesto varios dias donde se sientan los vieyos en la Plaza Asturias delante de los juzgados actuales.

    Respuesta
  • el 15 septiembre, 2015 a las 19:37
    Permalink

    Bravo Montero era homosexual sin salir del armario y tenía gusto por los travestis. Directivos del FC Barcelona de la época conocían este gusto homosexual, porque fue parte un junta del club en la postguerra y estas cosas se acaban por saber.
    Años después le habían visto en cines X de Barcelona y con travestidos. Solo hace falta investigar un poco.
    Era homosexual sadomasoquista y se le fue la mano en el crimen del travesti.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.