De televisiones, pérdidas y otras canonjías

 

 Pues continúo convencido de que nuestros dirigentes nos siguen tomando por tontos. Resulta que hace ahora un año se aprobó la ley que permitía privatizar las televisiones autonómicas. Durante años, los que ahora gobiernan clamaban contra ese despilfarro. Pues bien, no han privatizado ni una y, pongan ustedes atención, resulta que cada año las autonomías despilfarran 1.200 millones, que no poseen, en sus televisiones. Bueno, hay cuatro que no lo hacen porque no las tienen: Castilla y León, Cantabria, La Rioja y Navarra. Y uno se pregunta ¿cómo pueden vivir los habitantes de estas autonomías sin sus teles regionales?. Seguro que viven en una continua inopia y los navarros, por poner un ejemplo, no se enteran ni de los encierros de Pamplona. La izquierda, que siempre ha reclamado su cierre, ahora monta en cólera porque se cierra la de valencia ahogada por las deudas y su enorme plantilla. ¿Nos aclaramos nenos?, no es tan difícil.

Especifiquemos: Cataluña se gasta 225 millones de euros en su corporación de radio televisión que cuenta con dos mil empleados; casi lo que cuesta Radio Televisión Española que atiende a todo el país.  Andalucía gasta 138 mil. El País Vasco, 105. Galicia, 94 y el canal 9 valenciano tienen un pufo que supera los 1.300 millones. Recordemos que el canal llegó atener 1.700 empleados, más que Antena 3 y Telecinco juntas y con tan solo una pequeña fracción de la audiencia de una sola de ellas.¡Átenme la rana por el rabo!

Madrid no adecuará este verano sus calles porque el ayuntamiento no tiene un duro, pero seguirá manteniendo su televisión para emitir “Madrileños por el mundo”, manidos programas de cocina y toda una serie de películas del oeste más antiguas que Noé. Claro que en ello no le va a la zaga la asturiana con continuas películas de la misma época y programas cutres cuajados de aldeanismo y humor zafio y desfasado. Y casi todo ello en manos de productoras (léase subcontratas) que explotan descaradamente a sus empleados, y el que protesta: ¡aire!.

En España, y con una pluralidad de televisiones que incluso aquí en el suroccidente ninguno de nosotros somos capaces de recitar de memoria, no hay justificación posible para mantener con los impuestos de todos esta entelequias regionales, e incluso locales, que lo único que consiguen son pérdidas dinerarias y proclamas demagogicas al servicio del gobierno de turno.

En total, y con nuestros impuestos, pagamos 13 televisiones regionales, 11 defensores del pueblo (fíjense lo bien defendidos que estamos);12 consejos económicos; 17 parlamentos; 13 cámaras de cuentas; 17 consejos consultivos y toda una retahíla de  institutos meteorológicos, cartográficos, turísticos, embajadas, coros y sinfónicas, museos y centros de interpretación de todo lo interpretable, cámaras, antenas, oficinas de información, de defensa de esto y lo otro, asesores de lo divino y humano, asesores de los asesores y así hasta el infinito… o la ruina total que viene a ser lo mismo.

 Del comentario del lunes 11 de noviembre en Onda Cero

televisiones_autonomicas_presupuesto[1]

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.