CANGAS DEL NARCEA.-La foto y su pie: PEÑA LA MADREÑA

Con el título general de “La foto y su pie” esta página inicia un nuevo apartado que espero sea de su agrado. De paso les animo a que escriban sus opiniones e ideas en el espacio señalado al respecto

 Pioneras jpg.

Fueron pioneras. Y no necesitaron ni de concejalías representativas, ni oficinas de apoyo, ni puntos de orientación a la mujer, ni asesoras de género, ni de políticos o representantes sindicales de la mujer para la defensa de los derechos femeninos.

 Se iniciaba la década de los ochenta y las Fiestas del Carmen y la actividad de las Peñas entraban en una época de expansión y actividad que las llevaron a donde están ahora. Un grupo de dinámicas mujeres solteras y casadas, que no se resignaban a ser meras espectadoras de lo que ocurría, decidieron que había llegado el momento de incorporarse a la  fiesta de forma activa. Y lo hicieron ¡Vaya si lo hicieron!.

No fueron necesarias reuniones y más reuniones, propuestas y más propuestas, negociaciones y más negociaciones. Lo mejor era pasar a la acción primero y después se iría haciendo lo demás. ¡A la calle chicas!, se dijeron.

Sin muchos más protocolos crearon la primera peña femenina de Cangas del Narcea: LA MADREÑA. Necesitaban un logo y un color para la camisa. Tampoco les creó muchos problemas. El color de la camisa: blanco, y el arquitecto Juan Antonio Domínguez Piris les diseñó el dibujo. Una madreña. Lanzadas ellas, decidieron que aquello debía tener un toque de calidad y, sin más, encargaron a las monjas dominicas de Cangas que bordasen en las camisas el logo. Durante muchos años así se siguió haciendo. A principios del 84 ya contaban con estatutos y todas las bendiciones administrativas.

Ya de entrada encontraron el apoyo de las peñas de hombres. Querían ser iguales en todo y qué menos que incorporarse a las tiradas de fuegos artificiales como sus homónimas. No había hueco en la noche del día 15 y se decidió hacerlo en la del 16. Y arrancaron con fuerza haciéndose notar. En aquellos años era todo un acontecimiento ver la gallardía, el garbo y la donosura con que aquellas intrépidas lanzaban voladores con la misma facilidad que sus novios y maridos y…, en muchos casos, mejor. Al día de hoy continúan en la misma línea.

Ya en la noche del 15 proclaman su independencia y se montaban sus juergas por libre. Tan solo en el amanecer del 16 quedaban con sus novios o maridos para desayunar e iniciar las actividades del día grande. Desde el primer año se hicieron notar en ese día. Unas subidas en un todo terreno, otras a pie, se incorporaran a la comitiva de los cabezudos repartiendo caramelos entre la grey infantil y simpatía y buen humor entre todos los cangueses. Siguen en ello.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.