Coto Minero despide a sus trabajadores el próximo dos de enero. No al intento de compra por la Astur Leonesa. Degaña pide la intervención del ministro de Industria y Carbonar anuncia una reducción del 30% en los salarios.

 

 DSC_4884

Cierre de la mina de Cerredo

Los 274 empleados de Coto Minero Cantábrico, que trabajan en Cerredo (Degaña), entrarán en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de suspensión el próximo 2 de enero. Traducido al román paladino: serán despedidos.

Los administradores concursales  se lo señalaron así  a los representantes de los trabajadores en una reunión mantenida ayer en Villablino (León). El cierre de la empresa minera supondría un mazazo de enormes proporciones para el Suroccidente y mortal para los concejos de Degaña e Ibias.

La empresa se  encuentra en proceso de liquidación por voluntad  de su  anterior dueño Victorino Alonso. El juzgado  encargado de llevar a cabo este proceso sacó la empresa a subasta esperando a que hubiese algún comprador dispuesto a hacerse  cargo de las deudas y de los bienes de la misma. Difícil cuestión por cuanto a  cualquier  comprador de Coto Minero Cantábrico  el Ministerio de Industria lo excluye del Real Decreto de garantía de suministro, lo que significa que no se cobrarían las ayudas. Y sin esas ayudas la explotación es inviable.

En los últimos días había aparecido en escena la empresa minera Astur Leonesa haciendo una oferta por las instalaciones de Cerredo pero los técnicos  pusieron de manifiesto que esa oferta no puede ser aceptada por problemas de solvencia y porque una de las condiciones del potencial comprador es estar incluidos en la garantía de suministro ministerial.

La Astur leonesa defiende su solvencia y reitera que mantendrá los empleos

A esta situación, la empresa Minera Astur Leonesa ha respondido precisando que  una “rápida adjudicación” de la propiedad de Coto Minero Cantábrico podría evitar el despido colectivo previsto . Además  ha afirmado en un comunicado que se encuentra “en condiciones” de “garantizar” cualquier tipo de operación financiera, así como el mantenimiento de los puestos de trabajo en CMC, como desmentido a las informaciones aparecidas en algunos medios.
De esta forma, pretenden “evitar cualquier confusión de desvirtuar la realidad de la situación”, después de que se interesara por la adquisición de Coto Minero Cantábrico.
Minera Astur Leonesa ha indicado que se avalará cualquier operación al respecto con “alguna de las empresas o activos” de la propiedad de esta compañía minera como forma de desmentir la supuesta “insolvencia” de la que se les ha acusado.

 Por su parte, los administradores concursales explicaron a los representantes sindicales que no tienen capacidad para aumentar la deuda de Coto Minero teniendo en cuenta que el dos de enero ya no podrá vender carbón al no estar dentro de la garantía de suministro. “La única salida razonable para salvar la mina más importante del suroccidente de Asturias, una de las más modernas de Europa, es que el gobierno de España flexibilice sus condiciones. Y ese extremo no lo contempla nadie dentro del sector”.

El ayuntamiento de Degaña pide la inmediata intervención del ministro de Industria

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Degaña ha solicitado una reunión de urgencia con el ministro de Industria, José Manuel Soria, para hablar sobre lo crucial que es para el concejo que se flexibilice el Real Decreto de garantía de suministro, de forma que la empresa Coto Minero Cantábrico pueda acceder a las ayudas a la producción.

Degaña basa su economía en la actividad de esta explotación minera, por lo que el cierre de la misma representaría una herida mortal para el concejo.

Soria también tiene solicitadas reuniones de todos los sindicatos y los organismos oficiales del gobierno del Principado de Asturias, así como de la Junta de Castilla y León, ante la gravedad de la situación que plantea el cierre de la explotación minera.

Pilotuerto jpg.CARBONAR propone una reducción del 30% en los salarios de sus trabajadores y draconianas condiciones sociales

La empresa minera Carbonar, que desarrolla su actividad en Vega de Rengos, en el concejo de Cangas del Narcea  ha planteado a sus trabajadores una reducción del 30% en sus salarios dentro de  la negociación del nuevo convenio colectivo que se está llevando a cabo estos días.

El argumento que usan los gestores de Carbonar para proponer la rebaja es que, según sus expectativas, los ingresos de la empresa caerán un 27% de aquí al  año 2018.

De hecho, la propuesta de rebaja es de 5% anual  hasta 2018 lo que llevaría al  desprpoísto de que, de aceptarse este convenio, los trabajadores debería devolver ala empresa el 5% sobre su masa salarial que ya han cobrado a lo largo de todo este año.

 Al igual que ya se hizo en la mina de Pilotuerto (Tineo), propiedad de Uminsa, Carbonar quiere que la jornada laboral comience a contar desde el momento en que el minero está en el tajo y no desde el momento en el que se encuentra en la instalación. Para la mitad de la plantilla esto supondría una hora y media más de trabajo y, para el resto, alrededor de una hora, contando la ida y la vuelta al punto exacto de extracción de mineral.

Y por si todo ello fuera poco anuncian que se bajarían las primas por plena asistencia, por nocturnidad y otros  a los niveles que se pagaban en el año 2006. Las horas extras pasarían de estar valoradas en un 75%  de las horas de trabajo ordinarias para pasar a ser tan sólo el 5% de las mismas. La antigüedad dejaría de contabilizarse en trienios para pasar a ser pagada en relación a quinquenios, lo que sería otra reducción encubierta del salario.

En cuanto a aspectos sociales no económicos, se propone que los cuatro días que se tienen para permisos familiares sólo se le aplicarían a quien tenga que recorrer más de 170 kilómetros.

Los miembros del comité de empresa, donde es mayoritario el sindicato CC.OO., presentaron una contraoferta a la empresa en la que se proponía aceptar una congelación salarial y una reducción de las horas extraordinarias hasta el 65% del valor de las ordinarias. De la misma forma, se entendía como aceptable pasar de valorar la antigüedad en trienios a hacerlo en quinquenios.

La empresa respondió argumentando que se podría negociar la congelación salarial sólo en el caso de que la reducción llegase al 30%. En otras palabras, que podrían dilatar la bajada de las nóminas hasta 2015, pero esta sería más contundente en los años siguientes hasta 2018. Además, la jornada laboral aumentaría en cualquiera de los casos.

Sólo en esos puntos Carbonar aceptó abrir la negociación, pues en los demás, aseguraron a los trabajadores, no habría ninguna flexibilidad sobre las posturas iniciales.Está previsto que en la siguiente ronda de negociaciones los mineros lleguen con una oferta de reducción del 2% en el salario que sería un paso más hacia el acuerdo, pero está por ver lo que la empresa cede, si cede algo, en sus pretensiones iniciales.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.