Remembranzas berzocaniegas: Otros tiempos, otra Navidad

DSC_9407

Una vez más esta página se abre a colaboraciones externas. Lo ha hecho en otras ocasiones y lo seguirá haciendo cuando así lo demande cada momento. Hoy llega hasta ella una colaboración de Fulgencio Rodríguez Mera que nos acerca una remembranza más de nuestro pueblo. En este caso la ya cercana Navidad es la protagonista.

 

Su escrito dice así:

 

“Un año más, nos disponemos a celebrar la  Navidad, unos con nostalgia, otros con pena, otros desde su soledad  y desde su pobreza, algunos ni se darán cuenta, otros dirán que son unos días de vacaciones y ya está, no queriendo  saber nada más. En el recuerdo he intentado recomponer como era la Navidad cuando yo era niño.

En mis más remotos recuerdos, aparece un Belén de papel recortado, y pegado en un cartón de los que venían en el centro de las grades piezas de tela de la sastrería que regentaba el abuelo Juan Luís, y como el taller era la habitación mas calentita  de la casa, pues tenía cielo raso, que así se llamaban a las  bóvedas de cañizo y yeso que hacían entonces, y entre la techumbre  y el piso de madera y un buen brasero de picón, en palabras del abuelo, “vendían ropa”. Allí, en el taller, pasaba yo los días de invierno, medio tumbado en una hamaca de  madera, viendo, con un poco de  envidia, como  mis hermanos entraban y salían a la escuela o a jugar a la calle. Mi madre, para que yo no me aburriese, mientras cosía, no paraba de cantar, según los tiempos y las épocas, ahora tocaba villancicos. Para que yo estuviera viendo el Belén, mi padre  lo ponía encima de  la estantería de las  telas. Después  me compró uno con pequeñas figuras de plástico  y con luz que lo ponía en el gran  zaguán que tenia la casa.

Al atardecer, cuando se dejaba de coser, nos bajábamos al zaguán donde escuchábamos la radio.

Pero el momento más esperado para mí de la Nochebuena, no  era la llegada de papá Noel, que entonces no existía,  era cuando oía en la puerta cantar el siguiente villancico:

Esta noche es Nochebuena

y mañana el día del Niño,

que nos saque nuestra madre,

mucho vino, mucho vino.

Eran los tres tíos Meras que como  cada año venían a cumplir con el ritual de visitar a su madre, abuela Juana, que siempre vivía con nosotros y que ya los esperaba con la botella  de vino.

Después de haberse  bebido unos cuantos vasos venían hacia donde yo estaba y me cantaban otro de sus peculiares villancicos, que decía así:

Eran tres gallegos,

venían de segar

de tierras de moros

como es natural.

Iban caminando,

cuando se encontraron

 un charco de vino

y se emborracharon.

Hicieron convenio,

de volver a él,

al charco de vino

borrachos los tres.

Si singular es la letra, muchos mas era la música,  o la toná  coma ellos decían,  y la iconografía, con  los tres abrazados alrededor de mí me lo cantaban. Yo me desternillaba de risa, luego se dirigían a la puerta y  cantaban el de la despedida,  que decía así:

Que pase usted buena  nochee

con alegría  y contento

como la tuvo Josée

la noche del Nacimiento.

Pooobrecita Virgen,

Vaaa pisando nieves

deeebiendo pisaaar,

rooosas y cláveles.

Y se iban no sin antes escuchar el consejo de mi abuela que les decía:

–Hijos no bebáis mucho,  no os emborrachéis, que luego  las mugaras……

A lo que ellos la contestaban:

–Madre, que no lo vendan.

Otras veces decían que las  puertas de las tabernas tenían  imán.

El ritual se repetía el día de Nochevieja, y la mañana de Reyes.

2013-08-28 21.07.30

Aunque  la economía era escasa, los Reyes no faltaban a su cita, para ello el experto ere mi padre. Como el día de Reyes se levantaba a las seis de la mañana para tocar a misa primera, pues era el sacristán, lo preparaba todo, cuidando de que nadie se quedara sin  regalos, incluidas madre y abuela. Los regalos de aquellos años eran muy pobres, pero mantenían viva la ilusión, aunque algunos los pasara como a mi vecino José Luis “Sotana”, al que todos los años los Reyes le traían el mismo tanque, pues su madre le dejaba jugar un rato con él, luego el tanque se perdía y no volvía a aparecer hasta el año siguiente. Ya tendría diez o doce años  cuando otra vez  volvieron  los Magos con el mismo regalo, pero esta vez la magia le tocó hacerla a él que  cogiendo una  piedra se enredó a pedradas con el tanque hasta hacerlo  añicos.  Tía María, su madre, le castigó y los Reyes no volvieron más. Pero  todavía hoy, a los cincuenta años, cuando en verano nos juntamos y empezamos a recordar, siempre aparece el maldito tanque.

Los años seguían pasando, y con ellos llegó la evolución. Ya en mi casa eran las cosas de otro modo, mi padre se compró un órgano  para casa y todos las Nochebuenas nos daban las tantas tocando y cantando villancicos de todo tipo.

En el último año, ya estaba enfermo, pues aquella Nochebuena parecía saber que era la última qua pasaría con nosotros, pero  no quiso  dejarnos sin su particular concierto y se puso a tocar, mientras nosotros nos bebíamos una botella de champán,. En un momento determinado dejó de  tocar,  dio la vuelta el taburete, nos  miró y dijo:

–¡Que bonito!, yo toca que toca y vosotros bebiendo.

Mi hermano Pepe cogió una copa , le echó unas gotas y le dijo:

–Esto te lo puedes beber.

Esta fue la última Navidad que pasamos juntos. Hoy solo nos queda el  recuerdo y la nostalgia de uno años que con  menos teníamos  más pues todos estábamos alegres y contentos alrededor de aquel Niño que siendo Dios lo compartió todo  con el hombre.

  Hoy estoy aquí intentado hacer felices a los que me rodean,  pero sé que no es tarea fácil pues todos tenemos en nuestros más remotos recuerdos esa otra Navidad.

 En Alcuéscar a 22 de noviembre de 2013

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Un comentario en “Remembranzas berzocaniegas: Otros tiempos, otra Navidad

  • el 20 diciembre, 2013 a las 17:12
    Permalink

    Muchas gracias, Fulgencio, por compartir con nosotros esos bonitos recuerdos. Coincido contigo en muchas cosas de las que dices, sobre todo en lo felices que éramos con lo poco que teníamos. Por cierto, me he partido de risa con el “tanque de José Luis”. Un abrazo y ¡Felices Fiestas!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.