NARCEA. LA FOTO Y SU PIE.- En la noche del Señor San Pedro

En la noche del señor...

 

 

 

 

Emergen las caras entre cuerdas y el tronco del arbolón. Ha quedado congelado el tiempo en el izado. El momento se repite año tras año, fiesta tras fiesta. Cambian las caras, cambian las vestimentas, cambian las generaciones y el gran árbol nunca termina de quedar enhiesto en una fija permanencia. Al igual que los cangueses, se mueve en un eterno bucle de vida que acaba y renace cada año en la noche del Señor San Pedro

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.