BERZOCANA.- Abuelos de ayer y hoy

Una vez más, Fulgencio Rodríguez, mi hermano, acude a estas páginas. Y lo hace dentro de su argumentación tradicional y eminentemente religiosa no por ello ajena a la problemática social que se plantea en el mundo de hoy

ABUELOS DE AYER Y DE HOY

image1

 Mañana, día 26 de julio, celebramos la fiesta de San Joaquín y Santa Ana padres de la Virgen María y, por tanto, abuelos de Jesús. No aparece este  matrimonio en  los Evangelios Canónicos pero si en los apócrifos con una historia muy parecida a la del nacimiento de Samuel. (Primer libro de  Samuel 1, 1-20)

Desde hace pocos años se  viene celebrado con esta festividad el  Día Internacional de los Abuelos.

Nunca como hoy los padres de padres son tan necesarios y tan poco valorados dentro de nuestra sociedad consumista. Ellos  criaron, educaron y mantuvieron a sus hijos, muchos con peores medios y en peores circunstancias de vida que ahora y, cuando ya por fin pueden disfrutar un poco por la jubilación, tienen que cuidar a los nietos.

Está bien que los padres ayuden a los hijos en el cuidado y educación de los nietos ya que pueden aportarles unos valores insustituibles en el desarrollo  de los niños que nunca olvidan; pero hay que tener en cuenta que los abuelos pertenecen a otros tiempos, son hijos de otra generación, tenían otro estilo de vida y  los puede perjudicar.

Me comentaba el otro día una abuela joven que se sentía impotente al ver como su nieto de tan solo siete años manejaba el móvil o el ordenador mejor que ella: ¡Me siento  la más imbécil y torpe del mundo!, me decía.

Por otra parte existen muchos abuelos privados de sus nietos por divorcio o separación de los padres, incluso algunos han llegado a los tribunales incluido  el Supremo que ya  dictó sentencia creando una especie de custodia compartida.

Pero lo más preocupante es  lo que no es noticia. Abuelos que viven solos en sus casas o en residencias y no reciben visitas ni una simple  llamada de  teléfono preocupándose  por  su salud. Esto no  es noticia, como tampoco lo es  que en estos años de crisis muchos hayan tenido que dejar las residencias para, con la pensión y sus ahorros, poder mantener a hijos y nietos.

No, no podemos olvidarnos de los abuelos. Por ellos estamos aquí y gracias a ellos somos lo que  somos.

 Hace cincuenta y un  años murió mi abuela Juana, la madre de mi madre.  Yo tenía  ocho años. Fue tal la huella que quedo en mi vida que no hay  un solo día que no haya algo, un dicho, un gesto, algo que me recuerde aquella mujer, siempre vestida de negro con su pañuelo en la cabeza dejándose ver solo el rostro curtido y arrugado, pero para mis hermanos y para mi era el ser más dulce y encantador que existía, aunque tenía mucho genio cuando la sacábamos de sus casillas,

Y como no, el abuelo Juan Luis, padre de mi padre. Con el pasé mi infancia, adolescencia y juventud. A su lado aprendí muchas cosas, sobre todo cuentos, historias y chistes que, a pesar de su aparente seriedad, tenía unos pocos.

Hoy me pregunto    ¿Qué me diría si me viera correr con la silla de motor o escribiendo este articulo en el ordenador y con el pie?. Estoy seguro que repetiría aquella recaída que tenia  siempre cuando veía o leía en el periódico algo de los tiempos  modernos:

-Lo que ve el que vive, pero hay muchos que viven y no ven.

Con este artículo quiero rendir homenaje a todos los abuelos y abuelas del mundo, los de hoy y ayer pensando que yo, por la edad, podría ser uno de ellos.

Foto: Santa Ana con la Virgen. Berzocana

 

                                                                       Fulgencio Rodríguez Mera

                                                                       Alcuéscar 14 de  julio de 2015

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Un comentario en “BERZOCANA.- Abuelos de ayer y hoy

  • el 25 julio, 2015 a las 23:19
    Permalink

    Fulgencio cuanto te admiro, cuanto me gustan tus historias, tus relatos, y no digamos de esa memoria ya me gustaría ami tener esa memoria.Bueno es que personas especiales como tu teneis que tener algo especial sois únicos y muy bien por los abuelos de ayer de hoy y de siempre un abrazo paisano de Mª Rosa.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.