LA FOTO Y SU PIE.- En la Antártida asturiana

 Antartida

El frío era intenso. La nieve levantaba un alto muro frente a mí. Siempre había visto la Antártida bajo el confort de mis ropas de abrigo. No era así. Deseaba volver. El viento lanzaba minúsculos cristales de hielo que se clavaban en mi rostro. Quería refugiarme en hueco entre la nieve. Lo fríos cristales  bajaban helados desde los hombros hasta la espalda. Quería desaparecer.

-¡Maribel, despierta!. Te has quedado dormida con la ventana abierta

Dí un suspiro de alivio. Subí el embozo de la cama, me acurruqué y seguí durmiendo. Alguien cerró la ventana de la Antártida.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.