La foto y su pie.- Soledad en el camino

Se inclina la carretera envolviéndose en las últimas luces del atardecer. El asfalto ha dibujado su señal indeleble entre montes que conforman  jaras y retamas, zarzas y arbusto semisecos. El invierno llama a las puertas de las Villuercas. El paseante detiene su camino y deja ir su vista entre ramajes olvidándose de las líneas blancas que delimitan normas a quienes pasan con prisas y cambian los pies por ruedas.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.