La foto y su pie. El viejo castaño

Ha envejecido junto al camino viendo pasar generaciones de berzocaniegos. Pero se niega a morir. De su tronco añoso y carcomido salen nuevas ramas plenas de vida abriéndose en abanico en busca del sol y la luz. Le han acariciado las brisas y le han zarandeado los vientos. Le ha mojado la lluvia suave del atardecer y le ha golpeado el granizo de las tormentas primaverales.

Ha vivido otoños plenos de fruto entre el amarillear de sus hojas y pasado los invierno desnudo de ropaje. Sencillo en su grandeza.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.