CANGAS DEL NARCEA.-Vacas de pasarela

Estiradas, elegantes, con andar pausado y contoneante, imbuidas plenamente en su papel; las vacas de la Asturiana de los Valles acceden convencidas de su valor a la pasarela nacional de La Himera. A la izquierda, a la derecha, levantando la cabeza, de perfil, girando junto a la grada repleta de espectadores entusiastas. Los jueces, serios y circunspectos, miran, anotan, giran la cabeza de un lado a otro, cuchichean comentarios y anotan de nuevo.

Las que esperan son acicaladas y maquilladas resaltando los múltiples tonos de sus pieles amarronadas y el brillo de sus cuernas. Creo que están convencidas de la importancia del momento. Coquetas y femeninas, cuando vuelven se tumban en la paja limpia y suave y tal parecen que esbozan una sonrisa vacuna de satisfacción.

Ellos, por el contrario, se muestran arrogante y orgullosos, levantan sus cuernos desafiantes y miran de reojo a los que pasan de aquí para allá. Cuando les llega el turno se estiran, se convencen de que pueden crecer unos centímetros y levantan la cabeza perdonando la vida a todos cuantos le rodean. Fuertes y poderosos, pero no por ello menos coquetos, avanzan hacia la pasarela con un trote suave y a la vez tenso que resalta toda su musculatura y poderío.

Desfilan un tanto inquietos pero convencidos de ser el centro de atención de todo el ferial. Cuando vuelven abandonan la tensión y destensa la musculatura. Pero ellos no se tumban en la paja, son demasiado orgullosos para ello.

Mañana será el desfile final. Ellas y ellos lo saben y para ello se preparan.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.