La foto y su pie. Anochecer

He cambiado los amaneceres verdes de nieblas de las montañas que circundan Cangas por los rojos atardeceres de Berzocana.

Anocheceres suaves y de manga corta primaveral en los que la Cruz de Piedra se perfila contra el azul oscuro del cielo que, allá en la distancia, aún enciende de fuego rojo las lomas de las dehesas. El foco encendido ilumina la fachadas y de un carácter un tanto semanasantero a la composición

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.