La foto y su pie.- Hortelano del silencio

Doblado sobre la tierra, azada en mano, absorto en sí mismo, Tomás (Tomasín para sus vecinos, entre los que me encuentro), cava y cava en su huerto de El Valle, en Berzocana. La tarde va cayendo y la placidez primaveral envuelve todo. Paz y quietud. Tan solo se oyen los golpes de la herramienta en la tierra y el cantar de cientos de pájaros.

Tomás ha trabajado hasta mediada la tarde a jornal y dedica el resto del tiempo, hasta el anochecer, a su huerto; un huerto grande en el que uno puede encontrar de todo.

-Es el hombre que más planta, más trabaja y más recoge, me comenta un vecino común

Seguimos nuestro andar camino de la villa y atrás, entre miles de suaves sonido de la Naturaleza, se van diluyendo los golpes de la azada. Mañana, y pasado, y al otro y al otro, Tomás volverá cada tarde a su huerto hasta que termine el ciclo y el invierno cambie el ritmo los trabajos

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

2 comentarios en “La foto y su pie.- Hortelano del silencio

  • el 28 junio, 2017 a las 16:54
    Permalink

    He leído la del furaco. Esta muy bien. Soy Irene 👍👍👍

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.