La foto y su pie: Una playa “a la canguesa”

Aplasta el sol a la villa canguesa. Bajo de caudal, el Luiña baja lamiendo el Prao del Molín y delimitándolo. Avanza la tarde. Lo que no ha muchos años hubiese sido a esas horas un espacio vació y tórrido, se ha convertido, por el tesón y voluntad de unos pocos, en otro cuidado, verde, con agua, y con aire tropical. Contraste de contrastes en la globalización.

La vieja presa es mar “a la canguesa” y sus vecinos acuden a su vera a solazarse y refrescarse. Matriarca activa del proyecto, Mari, la del Italiano, sonríe satisfecha entre biquinis, bañadores y olor a hierba y a cremas.

Lo bien hecho, bien que luce

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.