La foto y su pie.- Un banco de nostalgias

Cuantas vivencias carmelitanas en el banco. Cuanta pólvora explosionando en sus memorias. Cuantas ilusiones cumplidas y cuantas aguardan aun el serlo. ¡Ah, aquellas tardes calurosas del 15 de julio en casa de Seguro! Cuantas subidas y bajadas al Cascarín de sus amores. Cuantas vivencias del ayer presentes en el hoy. Cuantos momentos de silencio en el recuerdo de aquellas ruidosas tardes, de aquellas discusiones interminables con Nel Cuesta en el centro.

En el banco, el ayer es presente y el futuro el ahora

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.