CANGAS DEL NARCEA.- Ya no hay “matonas”. Y pronto no habrá ni ferias

Aún a riesgo de ser repetitivo, vuelvo hoy a hablar de las ferias ganaderas. Y lo hago al rebufo de la de San Andrés, antaño una de las más importantes de la comarca, hoy reducida a una simple feria comparable con las de cualquier sábado de no ha muchos años .A penas se concentraron 200 reses

La última feria de renombre entre las que se celebran anualmente en Cangas del Narcea ha perdido hasta su antigua denominación de “Feria de las matonas” al abundar en ella las vacas denominada “matonas” por estar destinadas a la matanza junto con los cerdos. En la del pasado día uno, apenas había de esas vacas ejemplares en el recinto y, por otro lado, poco ánimo para comprarlas. Incluso faltaban compradores para el de vida. Las matanzas también han decaído en mayor proporción aún que la población. Y la matanza de vacas aún mucho más, si acoso se mata algún que otro ternero

Muchos ganaderos volvieron a casa con sus ejemplares de vuelta. Apenas hubo trataos e incluso poca presencia de tratantes, lo cual llevó el desánimo a los ganaderos

Estuvo la feria fría como el tiempo. Desangelada y llena de quejas. Quejas por los precios, quejas por los pocos tratos, quejas por el abandono de la Administración. Quejas y más quejas

Comentan los ganaderos que “la gente se arregla en casa y vende en las cuadras. Tan solo acude a las ferias para comprobar precios y ver si vende caro o barato, pero como no hay tratos, y so los hay no los vemos, tampoco tenemos esa referencia”, comentaba Manolón, de Villarmental, que bajo con un toro y ni siquiera le preguntaron por él.

Por otro lado precisaban que “se vende poco y mal y los ganaderos están más interesados en deshacerse de las reses que nunca ya que este año, con la sequía que hubo, nadie quiere tener tanto ganado en la cuadra, escasea la comida y es mejor sacarlo”. Ese afán por vender y la poca demanda tiró debajo de los precios y casi paralizó el mercado.

Poco a poco estamos asistiendo a la desaparición dela Ferias. En San Andrés en La Himera, lo que más abundaban eran los vehículos, incluso, decía un curioso, “hay más que paisano, y no digamos que vacas”.

 

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.