BERZOCANA.- Nostalgias belenísticas

Viene ocurriendo cada año. Cuando desde la perspectiva de la edad, de la emigración, o de ambas combinadas, contempla uno este tipo de fotos, (ésta de Begoña Álvarez) se le despiertan una serie de sentimientos, impregnados de nostalgias, sones de villancicos, zambombas, almireces y recuerdos de otras Nochebuenas y otras gentes que ya nos han dejado. Quizás por ello suele decirse que la edad atempera la festividad navideña que se vive más en los recuerdos que en el presente.

Me he recreado en el Belén de la iglesia berzocaniega y he visto con ilusión como aún permanecen en el mismo figura de mi niñez, como el Ángel de la anunciación, dos de los Reyes, pajes, pastores, la mujer lavando en el río, el portal, el castillo, y algunos que otros detalles. Busqué a Bartolo con su sempiterna flauta de quita y pon una vez que, allá por los sesenta, se rompiese la original. La mayoría de las veces una paja hacía esta funciones No le vi pero estoy seguro que estaba, que se había aquedado fuera de encuadre.

Espero que en la misa de Nochebuena suenen fuerte los villancicos de siempre aunque alguna pandereta se declare independiente y vaya a su ritmo

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.