La foto y su pie.- El paso de los años

Lentos para unos, rápidos para otros, los años desgranan impertérritos su cadencia de tiempo ajenos a urgencias o retrasos artificiales del hombre.

En 1.995, aún se podían ver huertas en el Prao del Molín, yerbajos en el puente y edificios semiderruidos en su entorno. Sobre el viejo matadero, al fondo, se levantaba el edificio que hoy conocemos y llama la atención la cantidad de ropa puesta a secar en ventanas y terrazas de los edificios de Barrio Nuevo .

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.