La foto y su pie.- Domingo de manta y sofá

Se ha asomado la nieve tímidamente a los canchos. Y hasta ha hecho algún que otro pinito blanco en el Cogorro. El agua vino con los Reyes y con ellos se volvió. Aún queda sed en los campos; y ríos, arroyos y regatos, esperan impacientes un notable crecimiento en su caudal.

El frío trae recuerdos de matanzas y copas de aguardiente mañanero en Ca tio Emilino. Domingo de manta y sofá, calles silenciosas y vacías. Como todos los días de invierno. Y hasta los de otoño. No suenan pájaros ni niños, ni siquiera el correr de las canales o el motor de un coche. Todo dormita, hasta la Plaza, a la espera de la primavera.

Van y vienen las nieblas, caen unas cuantas gotas y asperece algún que otro rayo de sol.

Al calor del brasero, sentado a la mesa camilla, dejo pasar el día vigilando el dormitar de mi madre enferma.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.