La foto y su pie.-Árbol y hombre

Rumia soledades el aprendiz de árbol sobre la loma enjuta y reseca. En el cielo, negros nubarrones configuran un atardecer de amenazas tormentosas que no cuajan. Se inclinan copa y subcopa ligeramente hacia la izquierda indicando al caminante cual es la dirección más constante del viento cabalgando sobre la loma.

Desde la carretera, un hombre se inclina sobre un palo y deja que su vista funda cielo, nubes, tierra y árbol, en un todo. Seguramente no piensa en nada. Como el árbol, se deja acariciar por el viento y se deja doblar hacia la tierra por el peso de los años.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.