BERZOCANA.- El rollino

Pocas gentes deben quedar ya que recuerden “el rollino” de la Plaza berzocaniega cuya foto nos hizo llegar en su día la fenecida Pilar Polina.

La foto debe estar tomada a finales de los cuarenta o inicio de los cincuenta por cuanto el yugo y las flechas del mismo aparecen bastante olvidados y deteriorados, algo impensable en años anteriores. También se aprecia la presencia de una palma de las que se portaban en la procesión del Domingo de Ramos por el párroco o las autoridades. Sufrió muchas modificaciones hasta su total desaparición. Fue centro de atracción en las tardes de niños y jóvenes durante muchos años y lugar de concentración de los mozos al anochecer cuando en el mismo se producía el cambio generacional. Allí se concentraban para ver pasar a las mozas o como plataforma de la que salir cuando pasaba alguna que interesaba y con la que se quería hablar.

Yo lo recuerdo ya sin el yugo y las flechas y tampoco tengo muy claro tan siquiera si ya tenía la cruz de madera. Allí nos concentrábamos para jugar a “civilicera” (¿o es cibilicera?), al escondite, el burroarrengao, pídola, el zurriago, jurria, la taba,o cualquier animalada que pudiese ocurrírsenos a unos niños que no teníamos ni idea de lo de traumatizarnos, acatarrarnos, cuidar de no mojarnos, no estar mucho al sol, tener cuidado con las picaduras, no tirar piedras, no jugar con palos o escaparnos al río de los Molinos… niños felices en las limitaciones de nuestra época. No sé cómo pudimos serlo sin móvil, sin Internet, ni tan siquiera con tele.

Una fuente sin agua ocupa hoy el lugar del rollino desaparecido ya de la memoria de muchos berzocaniegos y casi olvidado en las de otros. Sirva la foto de recordatorio.

Nota histórica

Nuestro rollino es un diminutivo de “rollo”. Un rollo es una columna generalmente hecha de piedra y normalmente rematada por una cruz o una bola. Representaba la categoría administrativa del lugar, levantándose sólo en los villazgos que tenían plena jurisdicción, indicando el régimen al que estaba sometido: señorío real, concejil, eclesiástico o monástico. En ciertos casos, era un monumento conmemorativo de la concesión del villazgo. Compartían con las picotas las funciones de ajusticiamientos. Estos ajusticiamientos fueron suspendidos por decreto de las Cortes de Cadiz en 1812.

Los hay en aquellos pueblos que tenían alcalde y, por lo tanto, jurisdicción para juzgar y condenar a muerte. Servía además para castigar y pagar las penas menores de los delincuentes comunes, que tras ser azotados, eran expuestos a pública vergüenza. También en los mismos se colgaban las alimañas cazadas para justificar el cobro de las indemnizaciones señaladas

Cáceres es una de las provincias de España donde se han conservado más rollos jurisdiccionales gracias a la desobediencia de sus pueblos a la orden dada por las Cortes de Cádiz, que instaba a derribarlos cuando se abolieron los señoríos jurisdiccionales.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.