La foto y su pie.- Esperando el ruido y los calores

Jugando con sombras y luces, la Plaza Vieja se prepara para el bullicio veraniego. Ya calienta el sol y la primavera se ha asomado a la villa desde los canchos y desde las dehesas.

Corren cantarines, arroyos y riachuelos. Ha llovido y se ha alejado el fantasma de la sequía. Están cerradas puertas y ventanas. Suenan algunos pájaros pero aún no cantan ni cigarras ni grillos. Hay en la plaza un sonoro silencio de motores y niños aguardando la llegada de agosto.

A la derecha, una fila de aparatos de aire viene a recordarnos que con la sonora vida veraniega llegarán también los calores y los bochornos.

Late en la memoria un recuerdo de siestas y sudores de agostos idos que avanzan los que llegan. Y una vez más a la Plaza Vieja llegarán las carreras, los gritos de niños y los corrillos de los mayores al atardecer.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.