La foto y su pie.- El renacer de La Plaza

Han abierto los primero soles entre las encinas. Han jugado los rayos mañaneros con las crestas del Cancho de las Sábana. Se han estirado los cuerpos cansados de invierno de los berzocaniegos y las luces y sombras juegan al escondite en La Plaza.

El puente de mayo, con la llegada de emigrantes ávidos de sosiego, abre las puertas a sueños veraniegos y las mesas y sillas se desparraman buscando clientes. Los días comienzan a deslizarse, largos y rojizos en sus atardeceres, hacia el bullicio de agosto. Será entonces cuando la Plaza alcance su máximo bullicio y esplendor

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.