La foto y su pie.- La curiosidad del gato

Asoma el gato su curiosidad felina entre despojos de los que fueron lugares de ocio y descanso. Mira recelosos al objetivo y quizás se pregunte qué busca allí tal individuo. O quizás lo considera una invasión en toda regla de sus dominios gatunos. Unos dominios que comparte tan solo con las palomas y que configuran las ruinas de lo que fue Hotel Truyta y también Conde don Piniolo.

Despojos de un Cangas ido  y olvidado, a la vera del Paseo, ante la mirada indiferente de los vecinos y la extraña de los foráneos.

En los muros, olvidados, los sueños en piedra de Gómez del Collado

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.