Esperando al verano entre las nieblas

Tal me pareció que la modernizada Vetusta de Clarín se despertaba en el abrir de un incipiente otoño.

Las calles, semidesiertas, se dejaban mojar nostálgicas de tiempos de amores clandestinos y de canónigos embozados. Apenas circulan vehículos. Tan solo faltaba el aire para determinar que habíamos llegado al tiempo de las castañas. De vez en cuando me cruzaba con algún transeúnte camuflado bajo el paraguas. No veía niños, ni mochilas, ni madres a carreras. Y entonces caí en la cuenta: no es otoño. Oviedo inicia hoy el período canicular del verano. Hoy es 19 de julio. La niebla envuelve a la ciudad y el orbayo moja burlándose de los paraguas. Otro escribirían orvayo, el de más allá orballo, e incluso orvallo. De todas las formas moja y tapa el horizonte. Aún seguimos esperando la llegada del verano.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.