CANGAS DEL NARCEA.- Volví a Larna y volvió el oso

Abrió agosto su primer días con nieblas y orbayos. Tal parecía pasado el verano y que octubre iniciaba su andadura. Largo invierno este de lluvias, nieblas y fríos, con el sol en huelga allá poco menos que desde mayo.

En primer paseo matutino en Larna hube pues de tirar de cazadora, una de esas viejas que dejas medio olvidada en el armario de la casa y que siempre aparece cuando la necesitas.

Barro en el camino y silencio de abandonos. Ni hombres, ni ganados, ni ruidos de máquinas o chuecas de vacas. Ni siquiera balar de ovejas. Ruido de aguas corriendo, no ya por los regatos y arroyos, sino bajo el suelo. Se oye su ruido agradable al deslizarse bajo los tierras de los pendientes prados.

Como el pasado año, a poco más de medio kilómetro del pueblo, los indicios del paso del oso salen a mi encuentro. Se ven sus pisadas nítidas en el barro. Son dos, uno grande y otro más pequeño. A saber sin son machos o hembras. Un poco más arriba nos salen al paso esparcidas por el camino sus deposiciones. Debe de andar blando de tripa, nos explica Manolín Guerrero a la vez que nos señala como ha ido cagando a lo largo de un trecho dejando montoncitos repletos de huesos.

-Estaría farto de cerezas, sentencia

Unos metro más arriba, nuevas deposiciones y pisadas, pero del oso, ni rastro. Y quizás mejor.

Comenté con algunos pisanos que aseguran los de la Fundación Oso que hay muchos menos osos que los que dice la Consejería correspondiente. Se encrespan.

-Tan medios fatos. Hay osos abondo, incluso donde nunca los ha habido, y al lado de los pueblos como tú mismo has visto tanto el año pasado como este. Y aquí casi todos los hemos visto. ¡No te jode!

Fran Cuétara, cazador, bombero, amante de la Naturaleza y los animales y un profundo conocedor de esta comarca

-Mira Mera, esto está clarísimo. Acaban las subvenciones y hay que renovar con el Gobierno Regional, así que hay que justificar, inventar lo que sea, escribir proyectos absurdos, justificar ….. o sea: que sigan las subvenciones.

Se lo comenté a los de Larna y estaban totalmente de acuerdo. Hay osos abondo Y por otra parte yo ya conocí que este era el sentir de toda la comarca.

Como seguiré paseando por estos montes durante este mes tendré` precaución y muy en cuenta aquellas normas tan cachondas que publicó la Consejería aconsejando lo que debe hacer uno si se encuentra inesperadamente con el oso , incluido el cederle el paso y saludarle afectuosamente.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.