BERZOCANA.- Poética cena

Parodiemos (y mezclemos) a Fray Luis:

Qué descansada vida

las que huyen del mundanal ruido

y siguen la escondida senda villuercana

por donde han ido

los pocos sabios que en el mundo han sido.

Y en el pueblo silencioso,

frente a una mesa deliciosa

enfrentada a las viandas,

a solas frente a sus ansias,

a sus amigas se acompasan

ni envidiadas ni envidiosas.

Y algo así, pero más ruidoso, hicieron las mujeres de Berzocana, poniéndose el mundo por pañuelo y las horas por mantel ¡Y a ver quién la frena!.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.