SUROCCIDENTE.- ¿Se reabre el caso del crimen de Sheila Barrero?

Los padres en el lugar del crimen

Han pasado ya catorce años y ocho meses del crimen ocurrido en la Campa del Puerto de Cerredo que acabó la joven de Degaña Sheila Barrero. Nunca se supo que pudo haber ocurrido en aquella fría mañana del 25 de enero de 2004 una hora después de que la joven abandonase el Club de Villablino en el que trabajaba los fines de semana. El último juez en intervenir en el caso cerró el mismo

Ahora todo apunta a que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil podría disponer de nuevos datos sobre el homicidio .Según ha recogido la prensa asturiana en estos últimos días, miembros de la UCO, del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias (TSJA) y de la Fiscalía mantuvieron una reunión a mediados de este mes, en la que estudiaron los datos de la investigación, que podrían llevar a la reapertura del caso.

Pero por otro lado, la familia Barrero aseguró desconocer si existen nuevas pistas para la resolución del caso, pese a haber haber contactado con la Benemérita y el TSJA al conocer las informaciones que se han difundido.

El caso, muy mediático durante toda la investigación, se cerró judicialmente por falta de pruebas que permitieran acusar al único detenido en su momento, un joven del municipio de Villablino (León) que había mantenido una relación sentimental con la víctima.

La Campa de Cerredo
La Collada de Cerredo

Natural de Degaña (Asturias), Sheila Barrero había estudiado Turismo y trabajaba en un establecimiento de hostelería los fines de semana. El 25 de enero se dirigía a Degaña en su coche. Tras cerrar el establecimiento en el que trabajaba estuvo con unos amigos en un bar de copas de Villablino. La pista de lo ocurrido se pierde en Caboalles de Abajo, pasadas las ocho de la mañana, cuando se separó de unos amigos para continuar su viaje hacia Degaña.

Ante la tardanza, la familia salió en su búsqueda y fue un hermano suyo el que encontró el cadáver de la joven en La Collada, en un área de descanso de la carretera, ya en Asturias. El cuerpo se encontraba apoyado en el volante, con un tiro en la cabeza. Según la autopsia, el disparo se realizó por detrás de la víctima, con un arma corta del calibre 6,35. En el interior del turismo se encontró un casquillo de bala y una bufanda.

Las llamadas de móvil, las denuncias por amenazas que había presentado un año antes la joven y un manuscrito con nuevas advertencias fueron las claves de una investigación que se centró en el entorno de la víctima, para finalizar con la detención de un joven de Villager en julio de 2014. Las pruebas realizadas detectaron la presencia de pólvora en sus manos que el investigado atribuyó al uso de un arma de caza.

Una de las manifestaciones en Degaña

La familia movilizó a la sociedad en su demanda de justicias , incluso celebrando manifestaciones en las que protestaban por los  cambios de titular en el juzgado encargado del caso, de Cangas del Narcea. Finalmente, el juzgado de instrucción archivó la causa, decisión que corroboró la Audiencia de Oviedo.

Degaña rinde homenaje a la joven cada 25 de enero.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.