La foto y su pie.-Caballos en el ocaso

R. MERA.-Caballos en el ocaso

Se acerca el verano. Miran sus sombras rojizas los caballos en el agua muy cerca de donde el rio Salado vierte sus aguas al mar. Quizás no son sus reflejos los que el agua devuelve sino los de aquellos otros antepasados suyos que, aguas arriba, en 1.340, cruzaron ímpetus y coces con sus primos, que montaban caballeros árabes, según puede verse en un magnifico cuadro que guarda el cacereños Monasterio de Guadalupe.

Oculta el disco solar sus reflejos tras la línea del horizonte para buscar mañana la salida por el punto contrario. Desandan los caminos los caballos y el paseante se deja llevar por la suave brisa del atardecer adivinando que su ocaso no tendrá vuelta como el del sol la encuentra en un nuevo amanecer

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.