La foto y su pie. Un astronauta en piedras del ayer

Los turistas lo buscan acelerados comenzando generalmente por la puerta de la salmantina catedral en la que no está. Al final preguntan y acuden al lateral. Y allí, en los arcos que configuran la puerta catedralicia, a la izquierda, aparece oculto ente recargadas y retorcidas ramas y hojarascas que configuran el altorrelieve. Es el astronauta. Junto a la rana de la puerta plateresca de la Universidad son, con mucho, no ya los personajes inanimados más buscados de Salamanca, sino quizás de España

 

Y tal impresión da la figura que allí aparece esculpida. ¿Astronautas en aquellos entonces?

Tampoco hace falta mucha imaginación para efectuar tal comparación: la escafandra, el calzado, los tubos para respirar, el traje….

¿Fue el escultor un visionario del cincel cual Julio Verne de las letras? ¿O simplemente alguien estableció la relación y la imaginación popular puso el resto?.

Alinéese el lector donde mejor le plazca

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.