La foto y su pie.- La plaza estaba atimbote


Atimbote. Así estaba la plaza en el decir berzocaniego: atimbote, llena a reventar. Ni los más viejos del lugar recuerdan tal. Coches de todas las formas y colores; de todas las marcas y de muchas épocas, llegaron a la villa llenándola de vida y colorido; cosas que, especialmente en invierno, se agradecen vivamente por los vecinos.

Fue una mañana especial de curiosidad y entretenimiento, de reverdecer recuerdos de motores y recordar en una conversación en la Audiencia, resguardándose del frío, como eran aquellos que trajeron algunos emigrantes en sus primeros veranos tras su forzada marcha.

Fue una plaza festiva sin ser agosto en un día en que la villa parecía una gran cuidad.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.