La foto y su pie. De espaldas al mar

Ahora, cuando arrecian los fríos y las montañas siguen coronadas de blanco, vuelven las nostalgias veraniegas a la mente cual punzadas de calor vivido y presencias de dejadez somnolientas en las tumbonas de la playa.

Esta vez el veraneante ha dado la espalda al mar y se ha colocado frente al gran nido de casas blancas arrumazadas loma arriba en busca del azul puro de cielo.

Hoy, desde la ventana, de espaldas a la realidad del salón de casa, la vista se pierde en las nieves lejanas del Aramo. El calor no lo envía el sol sino un prosaico radiador de gas ciudad.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.