SUROCCIDENTE.-Restringido el acceso al Parque de Fuentes

 

El Principado ha aprobado una resolución con la que se restringe de forma temporal el acceso de visitantes y turistas a caminos que conducen a zonas oseras «sensibles» durante la temporada de celo de los plantígrados.

La medida surge tras constatarse un acercamiento “temerario” a osas con crías en determinadas zonas del Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en concreto, en el concejo de Cangas del Narcea. La medida se inició durante la festividad de Semana Santa. Esta restricción en los accesos excluye a los propietarios con derechos de uso dentro del espacio natural protegido.

La alerta saltó al tener constancia que había grupos de visitantes que se estaban acercando a las oseras de forma “temeraria” con el fin de conseguir una fotografía del plantígrado. Una situación no aconsejable, sobre todo, al encontrarse aún la especie en periodo de celo. Por ello, la Consejería de Infraestructuras y Medioambiente optó por tomar esta resolución administrativa. “Hasta que hayamos superado la fase del celo nos vemos en la obligación de promover esta circunstancia extraordinaria. Siempre con la aquiescencia del Ayuntamiento de Cangas del Narcea”, puntualizó el director del espacio protegido. Es, precisamente en la época de celo cuando resulta más fácil observar el oso pardo en todo su esplendor.

Según explicó el regidor cangués, José Víctor Rodríguez, será la guardería quien informe a los responsables de los alojamientos turísticos cuáles serán las zonas de avistamiento de osos que queden restringidas en ese periodo de celo.

No obstante, tanto la Administración local como la regional reiteraron que esta restricción no afectará a la población local que, en el ejercicio de sus funciones, tiene que acceder a zonas de pastos, como es el caso de los ganaderos. “Seguirán teniendo el mismo derecho de acceso”, aclaró García. En este sentido, el regidor cangués subrayó que se trata de «un restricción que no afecta a propietarios de montes o ganaderos. Afecta a prácticas turísticas únicamente”.

El objetivo de esta medida, según explicó García, pasa por garantizar que los grupos familiares de plantígrados que hay puedan prosperar. “Si una osa con su cría detecta una presencia permanente del ser humano en las proximidades de la osera puede tomar la decisión de abandonarla. En el momento que la abandona con la cría, puede ser intentada o pretendida por algún oso macho que no tendría ningún reparo en atacar a la cría». Así, se pone en riesgo el tracto hereditario, se perdería una generación.

La observación de fauna salvaje y, sobre todo, de oso en el Principado de Asturias está siendo regulada en la actualidad. Esta práctica, contó Calvo, se está realizando en la revisión de los instrumentos de gestión de los parques naturales.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.