BERZOCANA.- Flor de jara

Quedaron perdidos en el pozo del olvido aquellas floridas Cruces de mayo de mi niñez.

Por el contrario, aún perduran las tarde de rosarios en la escuela y el rezo de la Flores en el atardecer en una iglesia que olía y flores y primavera con revuelo de faldas y cigarrillos clandestinos en los alrededores del Peral de la Mozas, algo más allá del cruce de Solana, en la carretera de Camero, lugar obligatorio y controlado del paseo de mozos y adolescentes

Mayo envuelve a la villa de olores definidos y definitorios que ponen sello a la Villuercas. Pone contraste el blanco de la flores de jara a los verdes de la Sierra y a los más lejanos y atenuados que se abren a la dehesa en la lejanía. Se desperezan los campos del sueño invernal y las margaritas y amapolas se abren a los días soleados,

Y de norte a sur, de este a oeste, la flor de jara se enseñorea de la comarca preñada ya de olores y vida.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.