La foto y su pie. Libertades

No buscan la sombra los caballos. El sol apenas calienta y la tarde ha ya tiempo que ha iniciado su declive. Se acercan a la reja que les delimita su espacio en busca de una perdida libertad.

Tienen suerte los caballos. Tan solo tienen límite sus libertadas de movimiento; no conocen las que atañen a los derechos sociales, morales, religiosos o políticos. Las rejas de éstas son intangibles y solo afectan a los humanos.

Se han acercado a la puerta de rejas en espera de la llegada de su dueño. Es el momento de las caricias y la llegada del pienso. Incluso de alguna golosina caballuna.

El caminante, con toda la senda libre y a su antojo, con bifurcaciones de libre decisión, se siente en realidad más limitado que  los caballos en su recinto de hierba verde.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.