La foto y su pie.- Juego de sombras

No sabe el asombrado espectador si la nube de sombras sube desde el mar, ausente de azules, o baja desde la nube, carente de blancos. Solo los tonos rojizos del trasfondo trasmiten vida al atardecer onubense.

Para unos, dibujan los negros una sombra de gran encina huida de las tierras extremeña que hunde sus raíces en el mar. Para los más pesimistas, la imagen recoge los momentos posteriores a una explosión atómica ocurrida allá en la lejanía de cientos de kilómetros en algún atolón de un país cuasi olvidado.

Sombras capciosas de nubes vespertinas jugando con el mar y el cielo en la mente distraída de presentes activos del que mira.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.