SUROCCIDENTE.- Nuevas alternativas de futro: Residuos vitivinícolas

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha puesto en marcha en Asturias un programa para transferir el conocimiento científico para desarrollar iniciativas de emprendimiento en la zona rural. La empresa Alcinder será la encargada de desarrollar la primera fase del proyecto que se iniciará aquí, en el suroccidente asturiano por tener, entre otras razones, un alto índice de despoblación, 

Por ello, Cangas del Narcea será objeto de un plan de aprovechamiento de residuos vitivinícolas ya que según ha señalado la canguesa doctora Carmen Martínez, responsable del Grupo de Viticultura de la Misión Biológica de Galicia (MBG-CSIC) “sabemos que el remanente de la elaboración de los vinos de algunas variedades asturianas nos permiten obtener productos de alto interés en el mundo de las cosmética y la farmacología”. La calidad de la materia resultante es tal que desde el CSIC aseguran que ya hay empresas interesadas en adquirir el producto.

Por otra parte, la doctora Martínez, ha señalado que los estudios científicos han permitido demostrar la existencia en esta zona de un gran patrimonio agrario “desconocido, exclusivo y de alta calidad cuyos derivados ayudarán a aumentar la competitividad de los territorios a los que queremos seguir ligados”.

Además, las líneas de investigación planteadas por la plataforma Alcinder abarcan disciplinas tan diversas como ciencias agrarias, veterinaria, acuicultura, informática, telecomunicaciones, mecánica, robótica, química, microbiología, salud, alimentación, nuevos materiales, energías sostenibles, economía, turismo, historia, arte, demografía, sociológica, ciencia política, urbanismo y vivienda.

El equipo de investigación que lidera este proyecto lleva muchos años trabajando sobre el territorio asturiano por lo que, aseguran, les resultará más fácil contar con la “indispensable ayuda» de los agricultores de la zona ya que no somos extraños para ellos y queremos trabajar mano a mano con todos los vecinos”, asegura Martínez.

El objetivo, asegura, es facilitar alternativas para la creación de microindustrias rentables que combinen tecnología puntera, recursos naturales, agrícolas y ganaderos, la cultura, el paisaje y el capital humano, sostiene la investigadora. La plataforma tiene un plazo de tres años para cumplir los objetivos fijados por el CSIC.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.