A un tronco viejo

dav

Yace inerte en el suelo

del tiempo rendido al paso,

hueco, herido, abatido

quizás por años, quizás el rayo.

Antaño orgullo contra el viento

luchando

mostró entereza año tras año,

nunca se dobló ante nada

desde que invisible apenas era

pequeño tallo.

Lección de vida al humano ha dado:

Ningún orgullo dura tanto

que no se abata

al pasar los años.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.