La foto y su pie.- “Verde que te quiero verde”

San Tiso

Ha estado la mañana fresca y espléndida de sol. Ajena a las trifulcas y diatriba festivas locales que en estos días señalan a algunos y autodesprestigian a muchos de los que en las Redes opinan, la Naturaleza, así con mayúsculas, sigue su curso imperturbable cumpliendo inmutable sus ciclos.

Y viene a ser aquí San Tiso una muestra de la presión, aún mayor en muchos otros casos, que la flora realiza sobre pueblos y aldeas. Verde sobre verdes cercan el lugar y difuminan las casas integrándolas en su todo. Tan solo el Museo del Vino muestra su definida silueta de maniega invertida clara y definida contorneada por las cepas ya copiosas también en sus hojas.

Un poco más allá, el paseante empequeñece bajo los arcos también verdes que árboles y arbustos conforman sobre el camino.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.