La foto y su pie: Braceros del Arbolón

Hacía ya largo rato que las campanadas de la Colegiata habían señalado la medianoche. El tiempo avanzaba en su tic-tac implacable hacia la mañana del día del Señor San Pedro. Los braceros del Arbolón habían cumplido su tradicional misión y, relajados, felices y satisfechos de la labor realizada, reponían sus cuerpos del duro esfuerzo a que lo habían sometido.

En este año de 2020, su labor había sido discreta, un tanto callada, cumpliendo todas y cada una de las normas establecidas en estas duras fechas que estamos viviendo. Y así llegaron a la villa con contención festiva. Tan solo al enfilar la bajada de Rastraculos pudo más la emoción y el momento que aquella y se efectuaron los tradicionales y protocolarios vivas.

-¡Viva María L´Aire! ¡Viva el Arbolón!

Y así de felices y satisfechos posaron para la foto

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.