Y Riego volvió a TINEO

“Bienvenido a vuestra patria afortunada. El Ayuntamiento de Tineo os felicita y bendice mil veces por vuestra honestidad, valentía y gloria inmortal que habéis adquirido”.  Doscientos años después de ocurridos los hechos, el regidor tinetense, José Ramón Feito, vestido de época, proclamaba: “Sea Riego, siempre, un reclamo por la paz, el progreso y el bienestar de todos los ciudadanos y ciudadanas del mundo”

Salvas en honor de Riego (Foto B.L.H)

Y así, dos siglos después, por las calles de la villa tinetense volvió a desfilar Rafael del Riego. Como aquel 4 de octubre de 1820 cuando el ilustre tinetense regresó a su pueblo tras el pronunciamiento que lideró en Cabezas de San Juan (Sevilla) en defensa del orden constitucional y dio paso al trienio liberal

A mediodía, el militar apareció por la plaza del Ayuntamiento donde aguardaban, pese a la lluvia, más de un centenar de tinetenses que no dudaron en entonar varios ‘¡viva Riego!’. La distancia social impuesta por la pandemia impidió aglomeraciones y acercarse al general, al que sí recibieron al ritmo de su propio himno.

Como en aquel entonces, Rafael del Riego tomó la palabra: “Yo me llené de espanto al ver tantos hombres libres por naturaleza, dotados de fuerza y valor, sucumbir al yugo que le imponía otro hombre que solo por el consentimiento de los demás podía conservarse en el alto puesto que ocupaba… El amor a la patria me decidió a ponerme a la cabeza de los dignos españoles que despreciando los cadalsos juraron libertad o muerte…”, rememoró el miembro de la Asociación de Recreación Histórico Cultural de Asturias (ARHCA), Pedro Villanueva, en la piel del ilustre tinetense. Y un “¡Viva Riego!”, sonó de nuevo frente al Consistorio, poco antes de que se lanzasen tres salvas de honor.

Riego llega a Tineo… con mascarilla

Y la comitiva puso rumbo a la plaza de Las Campas, donde Riego quiso reconocer “el sacrificio de Pedro del Tronco”. No en vano, allí luce la cruz que recuerda a este cangués, fusilado por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia. “Luchaste con valentía contra las fuerzas invasoras y cuando caíste prisionero lograste liberarte y continuar la rebelión, incluso cuerpo a cuerpo, hasta tu detención fatal. Porque solo la cruel fiereza del coronel Gauthier osó tu fusilamiento”, relató Riego.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.