SUROCCIDENTE.- Más difícil todavía

Foto del independiente.com tomada con un dron

Transportar los componentes de los enormes molinos de energía eólica es una tarea siempre compleja especialmente en los vericuetos que trazan las carreteras asturianas en general y muy especialmente las del Suroccidente donde se prodigan los transportes al estar aquí ubicados numerosos parques eólicos en sus montañas

Estos traslados por carretera obligan a complicadas operaciones con cortes de circulaciones, invasiones intermitentes de carriles en sentido contrario, con medidas excepcionales de seguridad que requieren una planificación al detalle…

Los trabajos se complican aún más si el destino final de las palas y de los mástiles de los aerogeneradores es acabar plantados en lo alto de una montaña. Y eso es lo que está sucediendo estos días en Asturias, donde Iberdrola está construyendo parques eólicos en riscos de más de 800 metros de altura a los que sólo se accede a ratos por carreteras comarcales y a ratos por caminos angostos, tal está sucediendo en este Suroccidente

De estos traslados se ha hecho eco el diario el independiente.com al que Luis Acebedo, responsable del proyecto de Iberdrola explicaba que el trasladado de estos generadores “está siendo la obra más compleja que desarrolla actualmente en España”. Y añade. “la mayor complejidad es que existe un solo acceso por el que tiene que pasar todo el material, y es muy estrecho y con curvas muy cerradas (…) Son condiciones extremas”.

“Para alcanzar la cota de los parques, los materiales de los aerogeneradores han tenido que ser transportados por caminos de un solo acceso, pendientes escarpadas y curvas de hasta casi 180 grados. Las magnitudes de los componentes (torres de entre 80 y 93 metros, turbinas de 126 toneladas, palas de 56 metros de largo…) han obligado a una exhaustiva planificación. La organización exige precisión para coordinar más de 200 transportes diarios con otros tantos camiones yendo y viniendo por un sólo camino.

Un traslado. independiente.com

Iberdrola está en plena construcción de tres parques eólicos en la montaña asturiana: el de Cordel-Vidural (con una potencia de 37 megavatios, MW) está ubicado entre los municipios de Navia, Valdés y Villayón; el de Capiechamartín (34 MW) se sitúa entre Tineo y Valdés; y el de Panondres (21 MW) está entre Villayón y Valdés.

La compañía planea arrancar en breve la construcción de un cuarto proyecto en Asturias, el parque de Verdigueiro (36 MW), que se levantará entre Tineo y Villayón. Las inversiones en las cuatro instalaciones superarán los 100 millones de euros y servirán -con los más de 130 MW que suman conjuntamente- para triplicar la capacidad actual de generación verde de la eléctrica en la región.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.