La lluvia, aunque suave, refresca al concejo cangués

El fuego se propagó por arriba y por el subsuelo dado el grado de sequedad del terreno

Y por fin llegó la lluvia. Menuda, suave e intermitente, pero llegó a lo largo de ayer miércoles, actuando como una bocanada de esperanza en el concejo cangués principalmente en el Coto y en el entorno de Vega de Hórreo donde aún permanecían los incendios. El cambio en la presión atmosférica también contribuyó a aliviar la presencia del humo especialmente en la capital del concejo. En la noche del martes ya comenzó a llover en alguna zonas, como en el área entre Casares y Las Avelleras, enfriando un tanto la situación.

Pese a ello Plan de Emergencias de Protección Civil por Incendios Forestales permanecía ayer activo, en situación 1, permitiendo con ello continuar con las labores de vigilancia, seguimiento y extinción de los incendios.
A lo largo del día de ayer había 23 incendios activos distribuidos entre los concejos de Cangas del Narcea, Allande y Somiedo, de los cuales 16 están controlados. Segñun el servicio de bomberos estos incendios controlados son aquellos en los que no hay llamas pero permanece el terreno humeante por lo que no se dan por extinguidos. En Cangas del Narcea permanecían 14 incendios, de los cuales 9 estaban controlados. En Allande el número de incendios era de 6 y 5 de ellos controlados. Por último, en Somiedo había 3, de los que 2 estaban controlados. En Cangas el más activo seguía siendo el de la zona del Coto
Chema Díaz, de la Asociación Ecologista canguesa AZOR vivió muy directamente los incendios declarando que, pese a su experiencia, “no he conocido nada igual”. Resaltó el “total grado de inconsciencia” de los pirómanos (fogoneros los llamó él) que, por otra aparte “han creado un sentimiento de solidaridad entre el paisanaje que ha trabajado codo con codo con los bomberos en la defensa del monte, de sus tierras y de sus casas como ha sucedido en toda la zona del Coto. Ha despertado muchas sensibilidades aunque a un precio muy caro”. Destacaba Chema que el estado tan reseco del terreno permitió que ardiesen praderías y terrenos que normalmente no arden. “El fuego no solo corría también por arriba, lo hacia por el subsuelo, por las raíces. Este hecho va llevar en que el terreno tarde días en enfriarse”.

Explica Díaz que tras la chispa del Coto, los fuegos fueron surgiendo en cadena “por la noche y de un momento a otro, aunque estuviesen lejanos. Salimos por la noche y se observaba en un lugar un resplandor anaranjado que aumentaba, al momento surgía otro en otro lugar, y otro, y otro, era totalmente imposible acudir a tantos frentes. Todo apuntaba a que eran totalmente intencionados”.
Quiso también destacar el trabajo y arrojo de los bomberos y las brigadas de trabajadores. “Acongojaba ver a los camiones adentrarse por pistas difíciles mientras caían árboles y piedras a su alrededor”.
Aunque aún no se han evaluado los daños han quedado afectadas unas 2.500 hectáreas muchas de ellas pertenecientes al Parque Natural de Fuentes del Narcea. Aunque el fuego llegó a acercarse a la aldea de Moal, Muniellos no llegó a estar en peligro y fue muy vigilado.

Por otra parte, el diputado del Grupo Popular en la Junta General del Principado, Alfonso Román López, ha presentado una interpelación al Consejo de Gobierno, con carácter urgente, para su debate en el Pleno sobre la política forestal del Principado tras los últimos incendios que, según el diputado popular, “han puesto de relieve la inconsistente posición y respuesta de la actual administración regional en las labores de prevención, control y extinción”.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.