Don Segundo

Segundo Fernández Arias, D. Segundo, o aquel “Segundín, Segundín, Segundín”, de las mañanas del día 16 de julio en Cangas del Narcea y que durante los últimos diez años ha sido párroco de Colunga, La Riera, Libardón y Pivierda, ha sido nombrado Hijo Adoptivo del concejo de Colunga. Colunga ha dado una lección a los políticos cangueses que el pasado año rechazaron que, pese a la demanda popular expresada en Internet, fuese el pregonero de las fiestas del Carmen optando por el balocentista retirado Romay.

El acta de nombramiento contó con los votos favorables de los once miembros que forman la Corporación. Segundo vivió una jornada multitudinaria y a duras penas consiguió llegar a la sala polivalente Loreto, el lugar elegido para tributarle el homenaje ya que, muy en su línea, llegó tarde por las múltiples pardas que se vio obligado a efectuar en el recorrido. Algo completamente normal para quienes le conocen y que le sucede sea cual sea el lugar en que se encuentre. Sus ya antiguos feligreses aprovecharon la mañana para saludarle, abrazarle, retenerle y testimoniarle que va a seguir siendo “una referencia”.

En el acto intervinieron el alcalde de Colunga, Rogelio Pando, y el cronista oficial del concejo, José Antonio Fidalgo, mientras que el broche de oro lo ponía el coro Manín, de Lastres, con 27 voces bajo la batuta de su director Faustino Martínez. El alcalde y el cronista agotaron el posible registro de epítetos para resaltar las bondades del cura homenajeado, mientras que el sacerdote, dirigiéndose a los que habían sido sus parroquianos, comentó que «no hay motivo para la vanagloria porque así me encuentro más a gusto. Lo más difícil es merecerlo y recibo el título de Hijo Adoptivo como un regalo vuestro”.

La presentación del acto solemne corrió a cargo de José Antonio Fidalgo quien, tras ofrecer varias reflexiones para las que echó mano a una buena parte de la corte celestial, le dijo a Segundo: “desde hoy eres un colungués más” y ello le sirvió para señalar que “Colunga tuvo sacerdotes emblemáticos y de algún modo hoy están entre nosotros”. Del párroco distinguido alabó “su bondad personal, el ideal de servicio y su labor como sembrador y constructor de fe”. Tras señalar que “por todo eso estamos hoy aquí” le dijo: “si alguna vez sientes frustración, los colungueses estaremos a tu lado para que sigas derramando el caudal que a nosotros nos entregaste”. Y sin apartar su mirada del sacerdote, Fidalgo terminó diciéndole que “roturaste y preparaste el terreno donde sembraste la fértil semilla de la fe”. Decenas de personas puestas en pie acogieron con largos aplausos las palabras del cronista oficial.

A continuación intervino Rogelio Pando para subrayar que el nombramiento de Segundo Fernández como Hijo Adoptivo “tiene la unanimidad de los políticos y la sociedad colunguesa”. Desgranó algunas anécdotas personales con el cura y le dijo que “desde ahora tienes la obligación de regresar al concejo y no para despedirte”. Y tras reconocer en el sacerdote las cualidades de “respetuoso, cercano, dispuesto, dialogante, solidario, generoso y amigo de todos” recordó atenciones muy puntuales que el cura había tenido “con transeúntes y parados”. No se olvidó de señalar que “estoy seguro que Segundo “nos llevará en su memoria y formaremos parte de su historia como él de la nuestra”.

Cerró el acto Segundo Fernández quien señalaba que “hoy es un día para tener presente la labor de muchos curas que me precedieron y dieron lo mejor de sí por este concejo. Su entrega no fue en balde, aunque hayan quedado en el olvido”. De su estancia en Colunga comentó que había pasado “diez años dichosos, vividos con asombro, vividos con todos vosotros. Interiormente estoy mucho mejor que aquel lejano día de octubre de 2001 en el que llegué”. Finalmente trasladó a sus antiguos feligreses su “agradecimiento, mi testimonio de amor y un recuerdo agradecido”.

Emocionado, nervioso y refugiado en su humildad

Emocionado, algo nervioso y con una sonrisa constante, Segundo Fernández definió el homenaje que el pueblo de Colunga le rindió como basado “en la desmesura del amor”. Expresó a sus feligreses y amigos el “recuerdo agradecido” que guarda de las parroquias de Colunga, Libardón, La Riera y Pivierda, donde ejerció desde el año 2001 hasta el pasado verano.

Superado por un aforo rebosante y entregado, fue él mismo en cada momento.Desplegó su calor habitual y no dudó, con ironía franciscana, en pedir “ayuda” si durante la celebración religiosa la falta de práctica y las emociones le hacían perder el hilo. No lo necesitó hasta el final cuando, justo antes de la bendición, el público estalló en un largo y sonoro aplauso .Minutos después, una riada de personas salía del templo para dirigirse a la sala Loreto donde tuvo lugar el acto oficial y el alcalde reseñó que precisamente se trataba del primer nombramiento como hijo adoptivo del municipio. El regidor alabó la labor de Fernández en el concejo que fue “aún más allá de sus obligaciones pastorales”, y rechazó que el acto fuera una despedida. Fernández dirigiéndose a Segundo le precisó: “Esperamos que este nombramiento suponga una obligación y que, igual que vas al Carmen de Cangas del Narcea, vengas a las fiestas de este municipio”. Segundo tomó de nuevo la palabra en la abarrotada sala y con idéntica humildad dio “gracias a Dios porque siga apostando por liberar ese fondo de bondad que hay en cada hombre” y por “estos diez años dichosos vividos con vosotros”.

Volvió a ser de nuevo el más original Segundo cuando dio las gracias “por permitirme que me despidiera en silencio, sin cámaras fotográficas ni de televisión” para cerrar con un “y ya está” al que siguieron enérgicos aplausos de todos los asistentes y a los que desde esta página nos unimos.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

R. Mera

3 comentarios en «Don Segundo»

  1. D. Segundo es un gran hombre, un hombre bueno. Que maravillosos recuerdos tenemos muchos “nenos” que nos tocó pasar la catequesis con él. Un fuerte abrazo D. Segundo.

  2. Una gran persona con un corazon tan grande como su cuerpo, humildad, sencillez y a pesar de algunos una gran inteligencia para desarrollar su trabajo, Gracias D. Segundo por tu amistad y por todo el trabajo que hiciste en este concejo. Supiate estar con los de derechas y los de izquierdas con catolicos y ateos, con grandes y niños . Siempre estaras en nuestro recuerdo…….JESÚS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.