En Pola de Allande ya tienen hórreo

A lo largo del tiempo la villa era el único lugar del concejo que carecía totalmente de esta estructura tradicional

En Pola de Allande no paran. El área recreativa de las Veigas cuenta desde ya con un atractivo más, se trata de un hórreo tradicional asturiano recuperado por el ayuntamiento del concejo con meticulosidad, trabajo y consejos de los que saben. Todo comenzó cuando el hórreo fue objeto de denuncia por la Policía Municipal en una inspección rutinaria de la misma, por encontrarse en estado ruinoso. Estaba en el pueblo de Carballedo, parroquia de Villagrufe. El ayuntamiento inició el correspondiente expediente urbanístico por incumplimiento de la ley de conservación del patrimonio histórico asturiano.
Al realizar las gestiones tendentes a determinar el propietario del mismo, no se pudo esclarecer, ya que el terreno sobre el que asentaba había sido intercambiado entre dos vecinos, existiendo dudas si el intercambio incluía o no el hórreo en cuestión.
A la vista de la situación, el ayuntamiento decidió hacerse cargo del bien, solicitando un presupuesto para su restauración y procediendo a buscar un lugar idóneo para su emplazamiento que permitiese su disfrute por todos los vecinos.
Según cuenta el alcalde, José Antonio Mesa, para valorar la ubicación se tuvo en cuenta que el único núcleo del concejo donde prácticamente desparecieron este tipo de edificaciones era precisamente la capital del mismo, donde junto con las casas con corredores, tuvieron gran presencia hasta la mitad del siglo XX. La evolución de la arquitectura rural hacia un modelo mas urbano motivó la desaparición de estas edificaciones, por lo que se pretende recuperar su presencia con motivos didácticos y de puesta en valor del patrimonio rural.
Estas circunstancias hicieron que la zona de ampliación del área recreativa de las Veigas, que comprende un terreno de 1.000 metros cuadrados, cedidos por Eugenia Valledor, fuese el emplazamiento elegido para la ubicación del hórreo. Un mes y medio de trabajo fue necesario para devolver el bien al estado original, encargándose de realizar los trabajos artesano local Antonio Mora Rodríguez.
El ayuntamiento solicitó ayuda para la obra al CEDER Valle del Ese–Entrecabos, dentro de la línea de ayudas no productivas destinadas a la promoción del patrimonio histórico, ascendiendo su ejecución a 14.927 euros.
El proyecto se completará con la colocación de un panel explicativo de la importancia del mantenimiento y conservación de este tipo de construcciones, como elementos de la cultura tradicional asturiana, y se hará memoria de todo el proceso de restauración llevado a cabo para su recuperación.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.