Cangas del Narcea. El sueldo no se toca decidan ustedes lo que decidan: ¡todos al juzgado! (sí, con minúscula)

Mera.- El equipo de gobierno
Mera.- El equipo de gobierno

 El equipo de gobierno de Cangas del Narcea mantendrá sus actuales sueldos a pesar de haber perdido, de nuevo, una votación en el pleno municipal en el que la mayoría pedía una reducción de los mismos. La oposición, que tiene la mayoría en el consistorio de Cangas del Narcea, propuso, en el pleno ordinario del mes pasado, que los salarios que los cuatro concejales y el alcalde cobran bajasen de 130.000 euros a poco más de 80.000, y que los 50.000 euros de diferencia se dedicasen a financiar el proyecto del matadero.

En lugar de acatar la decisión mayoritaria de los representantes de los ciudadanos, el equipo de gobierno solicitó un informe a Intervención y a Secretaría, que concluyeron que la moción aprobada en el Pleno no es conforme a la ley y, por lo tanto, no se puede aplicar. Vamos lo que suele suceder cuando intervienen los interpretes de la leyes, reglamentos, adendas, informes, casuísticas y toda esa parafernalia que funciona perfectamente cuando se paga con cargo a los impuestos y que, generalmente, permite que los mejor colocados se vayan de rositas (véanse resoluciones judiciales de los últimos meses en sonados y no tan sonados casos)

Pues con esos informes presentes, o, al menos, el de Intervención, ya que la existencia del informe de Secretaría fue puesta en duda por José Manuel Martínez (IU),  que dijo no estaba en el expediente, el equipo de gobierno presentó un recurso de reposición contra el acuerdo de anulación de salarios para dejarlo sin efecto.

Lidia. Pleno de ayer
Lidia. Pleno de ayer

El gobierno municipal pierde de nuevo la votación, y entonces el alcalde, José Luis Fontaniella, se niega  a someterse a lo decidido en el pleno y anuncia  su intención de acudir a un contencioso administrativo. ¿Argumento? Asegura que los ocho concejales de la oposición han votado algo que es ilegal, y “habrá que ver si eso no es caer en prevaricación”.

Así mismo señalaba que el resultado de esta votación “no significa que el recurso de reposición se eche para atrás”, y que la decisión que tomaron los concejales al emitir su voto negativo, “va en contra de lo que dicen la jurisprudencia, la secretaria y el interventor, y habrá que saber si es prevaricación”. Y concluye: el equipo de gobierno estudiará el siguiente paso a seguir, porque “no sabemos si el hecho de que esta decisión sea contraria a la ley, la invalida por sí misma, o si tendremos que ir a un contencioso-administrativo”. (Nota dubitativa: ¿Pero el abogado no es Martínez (IU)? Y termina con la esencia de todo el galimatías judicial propuesto y con el que intentaba justificar el asunto de los cuartos: “Hasta que esta cuestión se aclare, NO SE PRODUCIRÁ NINGUNA REDUCCIÓN DE SUELDOS. ¿Y tanta palabrería para esto?. Pues para los que  siguieron la sesión estaba todo claro desde el principio: Discutan lo que quiera y opónganse a cuanto plazcan, pero en lo referente al bolsillo ni se les ocurra tocarlo, ¡faltaría más!.

Por su parte,
Martínez replicó a Fontaniella que ese argumento le parecía “el recurso de la pataleta”, aunque apostilló que si lo que estaba mal en la moción era la palabra “anulación”, se haría una nueva moción rectificando esa expresión. (Otra vez el palabrerio leguleyo). Y la guinda: Desde IU pidieron, por su parte, que se averigüe si los concejales que firmaron el recurso, como parte interesada, pueden también votarlo. Curiosa duda sí señor. Yo recurro para que no me bajen el sueldo y luego voto para decidir si se me puede rebajar el sueldo o no. Home, lo simpático sería reclamar y luego votar en contra de mi propia reclamación. ¡Hay que joderse!

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.