Pintan bastos en la minería del suroccidente. ¿Un camino sin retorno?

 Durante el pasado fin de semana, la minería del suroccidente daba un paso más en lo que ya empieza a sentirse como una camino sin retorno hacia su total desaparición.

Un encierro minero en Cangas

Un encierro minero en Cangas

Victorino Alonso ha llevado a sus últimas consecuencias el órdago lanzado a principios de semana y ha presentado ante el juzgado de lo mercantil número 5 de Madrid la petición de liquidación de Coto Minero Cantábrico (CMC), que explota la mina de Cerredo en Degaña. Alonso ha tomado esta decisión tras haber recibido una sonora negativa de los trabajadores a su última propuesta de convenio.

Así las cosas, los representantes legales de CMC, presentaban el pasado viernes  la solicitud de liquidación de la compañía, que cuenta con una plantilla de unos 400 trabajadores y actualmente está inmersa en un concurso voluntario de acreedores.

Ahora, el juzgado tiene un período de tiempo, que podría ser de unos 20 días, para dilucidar si acepta esa liquidación. En caso de que sea así, Coto Minero pasaría a manos de los administradores concursales para que éstos gestionen su posible cierre.  Será entonces  cuando los trabajadores de la empresa tendrían su futuro en manos de lo que decidieran los técnicos de la Administración, los cuales podrían optar por vender la explotación, cerrarla o mantenerla abierta para pagar las deudas.

La compañía aseguró que la solicitud se plantea ante las infructuosas negociaciones para alcanzar un acuerdo laboral coherente con el plan de viabilidad de la compañía, cuyos números -argumentan- “dejan claro que sin ese esfuerzo de la plantilla no habrá futuro”. Además, expresaron su malestar por la actitud de los comités de empresa, a los que acusa de incumplir su palabra y no someter a votación la propuesta de la compañía, “llevando así al cierre de CMC sin poder conocer la opinión de los trabajadores”.

La empresa afirmó que es consciente de la transcendencia de la decisión tomada y apuntó que se ha visto obligada a presentar la solicitud “lamentándolo mucho porque estamos convencidos de que con un compromiso de los trabajadores hubiera podido salir adelante”. Los responsables de la compañía rechazaron la semana pasada el principio de acuerdo alcanzado entre el administrador concursal y los representantes de los trabajadores.

Hay que recordar que entre los administradores concursales y el comité de empresa de Coto Minero existe un preacuerdo por el que se rebajaría el sueldo de los mineros un 16,5 por ciento respecto de las tablas salariales del año 2012, se harían turnos rotatorios para trabajar también los sábados y se dejaría de pagar el transporte hasta la mina (salvo para los trabajadores de Tormaleo, en Ibias). Esas condiciones fueron consideradas insuficientes por el grupo Alonso para asegurar la viabilidad de la empresa.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.