Cangas del Narcea: Nieblas

nieblas

 Me sorprendió la claridad mañanera colándose por mi ventana. El otoño había enviado las primeras señales de su llegada y no se oía un solo ruido en la aldea de Larna.

Mientras me tomaba un café en la cocina pude observar como el sol comenzaba a asomar tras la gran mole montañosa que se levanta frente al pueblo por el Este. La atmósfera, límpida y transparente, dejaba a los aviones dibujar trazas blancas en su gran pizarra azul.

Me puse la chaqueta del chándal, llamé a los dos perros y cogí la vara de avellano que utilizaba para caminar. Al salir al camino miré hacia el valle del Narcea. Todo él, desde las profundidades de Muniellos y el Pico Caniechas y hasta perderse camino de Cangas, permanecía oculto por un blanco manto de niebla. En algunos puntos, especialmente en los que delimitaban la línea entre aquel y la luz, el sol arrancaba reflejos de color y la niebla parecía diluirse entre árboles o rocas envolviéndolos acariciadora cual tul en cuello insinuante de mujer.

nieblas2Caminé monte arriba acariciado por el sol mañanero. La niebla seguía abajo envolvente e irregular, subiendo y bajando, marcando contornos verdes, ocres o grises, según las zonas. A veces algún jirón se desprendía del todo e iniciaba aventurero su particular camino monte arriba. Uno de ellos se coló por entre las casas del pueblo ocultándolas y descubriéndolas en el juego del escondite infantil. Era una niebla ligera, juguetona, que se rompía y descomponía según sus giros. Tras unos minutos se disipó misteriosamente.

Inicié la vuelta. El sol había comenzado a calentar y los perros corrían y jugueteaban colándose en algún que otro prao donde algunas vacas, en su pesadez glotona, rumiaban ajenas por completo al entorno.

Poco a poco, el valle parecía emerger desde las sombras a la luz. La niebla comenzó a disiparse desde al curso alto del Narcea y, somnolienta, como desperezándose de una noche de insomnio, comenzó a diluirse en si misma. Como lo sueños adolescentes y los deseos fallidos.

nieblas1

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.